Fiscal "descubre" que Texas gasta millones en indocumentados; omite aportes

Agencia EFE
·2  min de lectura

Los Ángeles, 31 mar (EFE News).- El fiscal general de Texas, Ken Paxton, arremetió este miércoles nuevamente contra los indocumentados al asegurar que “descubrió” que supuestamente su estado gasta “involuntariamente” cientos de millones de dólares de los contribuyentes para estos migrantes, a la vez que omitió los aportes que hacen a la economía.

En un comunicado en el que también critica la gestión del presidente Joe Biden en la frontera sur de Estados Unidos, Paxton aseguró que los texanos pagan entre 579 y 717 millones de dólares cada año para que los hospitales públicos brinden atención no compensada a los indocumentados.

Además, el estado supuestamente paga entre 62 y 90 millones para incluir a los indocumentados en el programa estatal de emergencia de Medicaid, el programa público de salud de Estados Unidos.

También advierte que supuestamente el estado gasta152 millones para albergar criminales extranjeros indocumentados durante solo un año, así como entre 31 y 63 millones para educar a niños extranjeros no acompañados anualmente.

“Si usamos los costos mínimos estimados para los servicios que Texas brinda a los extranjeros indocumentados y presentes ilegalmente, los contribuyentes están desembolsando un estimado de 855 millones cada año”, aseveró Paxton.

Texas es el segundo estado que más alberga indocumentados en el país, después de California. Para 2019, Texas albergaba 1,7 millones de inmigrantes sin estatus legal, según estimaciones del Centro Pew. Alrededor del 8,2 % de la fuerza laboral de Texas está constituido por indocumentados, en comparación con la media nacional de 4,8 %.

“Los texanos son gente trabajadora y generosa, pero el costo de la inmigración ilegal es una carga inadmisible para los contribuyentes de nuestro gran estado”, subrayó el fiscal.

No obstante, dejó por fuera los aportes que los indocumentados hacen al pagar impuestos por sus trabajos, y aportar a los beneficios de desempleo, que no pueden cobrar por no tener un estatus legal.

Un reciente estudio del Center for American Progress encontró que los trabajadores indocumentados en Estados Unidos y sus hogares pagan 79.700 millones en impuestos federales y 41.000 millones en impuestos estatales y locales.

Además de sus contribuciones fiscales federales, los trabajadores indocumentados también mantienen a flote la red de seguridad social; sus empleadores contribuyen anualmente con impuestos sobre la nómina por un total de 17.000 millones para el Seguro Social y 4.000 millones para Medicare, para los cuales los inmigrantes indocumentados no son elegibles.

Paxton ha reforzado su cruzada contra los indocumentados en los últimos días. El martes encabezó una coalición de 14 estados para defender la regla de "carga pública" del expresidente Donald Trump ante la Corte Suprema después de que instancias inferiores rechazaran su intento de rescatar esta medida antiinmigrante.

"Sin la regla de carga pública, nuestro presupuesto de Medicaid y otros servicios vitales se disparará y se reducirá demasiado, lo que les costará a los contribuyentes millones más y reducirá la calidad del servicio que podemos brindar", recalcó Paxton.

(c) Agencia EFE