Fiscal asistente ebria arremete contra chofer de Uber y paga caro su prepotencia

Como miles y miles de personas cada día, Jody Warner abordó un auto del servicio Uber en el área de Dallas, Texas, para volver a casa luego de haber pasado un tiempo en un bar. Al parecer, la ruta tomada por el chofer, Shaun Platt, de 26 años, no fue del agrado de Warner y ella, alcoholizada, lo insultó y ostentó con escándalo su cargo público en un afán de mostrarle al conductor que tenía las de ganar sobre él.

El cargo público de Warner era de peso: fiscal de distrito asistente del Condado de Dallas. Pero ella no tuvo las de ganar y su prepotencia le costó caro.

Jody Warner perdió su empleo como fiscal de distrito asistente del Condado de Dallas luego de que se reveló que insultó a un chofer de Uber y ostentó su cargo con prepotencia mientras estaba alcoholizada. (Yahoo/CBS)

Como relata el periódico Dallas Morning News, Warner, de 32 años, fue echada de su puesto de fiscal de distrito asistente luego de que se estableció que su comportamiento hacia el chofer de Uber fue “contrario a los principios de integridad” de esa Fiscalía pues los servidores públicos son “ejemplos de justicia, profesionalismo y conducta ética dentro y fuera de la corte”, de acuerdo a un comunicado oficial de esa instancia judicial en Dallas.

Warner, que trabajaba en casos de crímenes contra menores, no cumplió con ese principio cuando insultó a Platt.

Todo se precipitó porque el chofer de Uber –que dijo que Warner lo agredió, lo acusó de estarla secuestrando y no quiso bajarse del automóvil– grabó todo el alegato con su teléfono. La evidencia fue severa en contra de Warner.

“Le pido cortésmente que se baje del vehículo”, le dijo Platt, de acuerdo a la radio NPR.

“No, porque ahora estoy jodidamente molesta… O me deja en mi casa o esperaremos a que llegue la policía porque yo no estoy equivocada”, le dijo Warner.

Platt le insistió en que se bajara del auto y ella le espetó cosas como “oh, Dios, eres un idiota, eres un retardado legítimo… Quiero que los policías vengan a joderte… Creo que esto es ya un secuestro…”.

El conductor le dijo que no era tal cosa y que ella era libre de irse, pero ella le gritó “soy la fiscal de distrito asistente, así que cállate jodido…”.

Todo quedó grabado y Platt llamó a la policía vía el teléfono 911.

Cuando llegaron, los oficiales se llevaron a Warner en su autopatrulla y Platt se quedó solo. Esa noche incluso transportó a otros dos pasajeros pero, inquieto, optó por volver a casa y contar lo que le pasó en Facebook, de acuerdo al Dallas Morning News.

Platt declinó presentar cargos contra Warner, de acuerdo a la televisora ABC News pero una vez se indagó en el asunto, la fiscal de distrito Faith Johnson, la jefa de Warner, anunció el despido y emitió una declaración en la página de Facebook de su oficina.

En conferencia de prensa, Warner se disculpó llorosa por su lenguaje altisonante y por avergonzar a la Fiscalía. Reconoció que había estado bebiendo, rechazó haber agredido o tocado al chofer y aunque pidió perdón a las familias de los casos que ella tenía a su cargo, no se disculpó ante Platt.

El chofer dijo, según ABC, que lamentaba que el altercado le haya costado el empleo a Warner, pero añadió que “no se trata a la gente de esa manera”. Si la perdonó fue, según comentó Platt, porque ella estaba borracha cuando sucedieron las cosas y añadió que “está seguro que cuando está sobria es una buena persona”.

Al parecer Warner cree eso mismo, pero todo el asunto le costó su carrera en la Fiscalía de Distrito del condado de Dallas.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro