La Fiscalía rusa pide 24 años de cárcel para un periodista acusado de alta traición

·3  min de lectura

Moscú, 30 ago (EFE).- La Fiscalía rusa pidió este martes 24 años de cárcel para Iván Safrónov, periodista y exasesor de la agencia espacial rusa, Roscosmos, acusado de espionaje a favor de la República Checa y alta traición.

"La acusación ha pedido para Safrónov un castigo de 24 años en una cárcel de alta seguridad" dijo un portavoz del tribunal citado por la agencia Interfax.

Según los investigadores, Safrónov, detenido en julio de 2020, es culpable de dos episodios de alta traición. El periodista rechaza ambos cargos.

La Fiscalía afirma haber recolectado pruebas de las actividades ilegales de Safrónov, quien supuestamente recogió entre 2015 y 2019 información clasificada sobre la cooperación técnico-militar de Rusia con algunas repúblicas exsoviéticas y países de Oriente Medio, África y los Balcanes.

Esta información era entregada "de forma sistemática" a representantes de servicios especiales extranjeros, según la acusación, que cree que Safrónov era consciente de que los datos que suministraba "podían ser utilizados por miembros de la OTAN contra la seguridad de Rusia".

En particular, el periodista es acusado de pasar en 2017 a un representante checo información clasificada relacionada con el suministro de armas de Rusia en África y Oriente Medio.

El destinatario final de esta información, según las autoridades, era Estados Unidos.

Además, el año pasado el reportero, de 32 años, fue acusado de vender información sobre las tropas rusas emplazadas en Siria a los servicios secretos alemanes y a una universidad suiza.

El periodista, que trabajó para los principales diarios rusos como Védomosti y Kommersant, rechaza rotundamente los cargos.

Su detención causó inquietud en el sector de la información y en organizaciones como Amnistía Internacional (AI) y varios compañeros y periódicos salieron en su defensa con piquetes solitarios -única forma de protesta permitida en Rusia sin autorización previa- y editoriales.

El pasado abril, AI exigió liberar al periodista y denunció la opacidad de la investigación del caso, así como dificultades para la labor de la defensa de Safrónov.

Según el grupo jurídico Pervi Otdel, la acusación no ha presentado pruebas de la culpabilidad de su cliente.

"Incluso todos los testigos de la acusación afirmaron en el juicio que Safrónov solo se dedicaba a labores periodísticas sin infringir la ley y sonsacar secretos de Estado", escribió el grupo en Telegram.

En sus últimos comentarios, Safrónov opinó que su persecución está relacionada únicamente con su labor periodística y dijo que estuvo vigilado durante seis años previos a su detención.

"Tras estudiar lo que se me está incriminando, puedo afirmar de forma inequívoca que la persecución penal está relacionada directamente con mis actividades de periodista", dijo.

Safrónov insistió en que nunca ha intentado percatarse de secretos de Estado y siempre publicaba en sus artículos la información que proporcionaban sus fuentes periodísticas.

"No hubo ningún espionaje, solo periodismo", afirmó y agregó que "nadie en el planeta Tierra" le ha contado ningún secreto.

Safrónov señaló que la investigación "lo ha hecho todo" para mancillar su nombre y su reputación, pero declararle culpable "significaría reconocer que la labor periodística en Rusia es un crimen".

"Insisto en mi inocencia y pido mi plena absolución", concluyó.

(c) Agencia EFE