Fiscalía rusa acusa a detenido exalcalde opositor de condenar campaña militar

·2  min de lectura

Moscú, 25 ago (EFE).- La Fiscalía rusa acusó hoy formalmente al opositor Yevgueni Roizman, antiguo alcalde de Yekaterimburgo, de desprestigiar al Ejército al criticar públicamente la actual campaña militar rusa en Ucrania.

Los tribunales de Yekaterimburgo, capital de los Urales, recibieron el jueves la denuncia contra Roizman, que es acusado en virtud del artículo 280.3 del código penal, que prevé hasta cinco años de prisión.

Roizman, que fue detenido la víspera en su domicilio, conocerá hoy la medida cautelar que le aplicará el tribunal, aunque fuentes judiciales adelantan que, por el momento, consistirá en limitar sus movimientos e impedirle abandonar la ciudad.

Dada la resonancia del caso, la investigación corre a cargo de un investigador del departamento del ministerio del Interior de Moscú.

El delito que se le imputa al opositor se castiga con multas, trabajos sociales obligatorios o hasta tres años de prisión, que pueden ser hasta cinco si dichas acciones públicas conducen a desórdenes masivos u otras consecuencias graves.

La policía rusa dispersó el miércoles en Yekaterimburgo a los participantes en una protesta contra la detención del opositor, de 59 años.

Según informaron fuentes policiales, la razón de la apertura de la causa penal fue un vídeo que colgó en su canal de Youtube, aunque el detenido cree que el auténtico motivo es la frase "invasión de Ucrania".

Su liberación "inmediata" e "incondicional" ha sido reclamada por el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, que ha tachado la detención de "macabro acto de opresión".

El opositor se ha pronunciado en repetidas oportunidades con la "operación militar especial" que Rusia lanzó en Ucrania hace seis meses, motivo por el que fue multado.

"La guerra con Ucrania es terrible, tonta, inútil, es la guerra más infame, vergonzosa e injusta en la historia de Rusia", dijo.

Roizman, el único alcalde opositor de una ciudad de más de un millón de habitantes, tuvo que dejar el ayuntamiento en 2018 después de que el partido del Kremlin eliminara las elecciones directas al consistorio, lo que impidió que se presentara a la reelección.

Otros dos conocidos opositores rusos, Iliá Yashin y Vladímir Kara-Murzá, se encuentran en prisión preventiva por difundir información falsa sobre las Fuerzas Armadas.

Además, el antiguo director de la organización Rusia Abierta, Andréi Pivovarov, fue condenado a cuatro años de cárcel en junio por participar en una "organización indeseable".

El conocido roquero Yuri Shevchuk recurrió ante los tribunales la multa que recibió después de llamar a los asistentes a uno de sus conciertos a no besar "el culo del presidente", Vladímir Putin.

Shevchuk fue acusado de incitar a los espectadores a "poner en duda" los objetivos de la presencia del Ejército ruso en Ucrania y de la propia "operación militar especial".

(c) Agencia EFE