La fiscalía pidió reabrir la causa contra Pablo Moyano por la asociación ilícita de Independiente

Hernán Cappiello
·5  min de lectura
La fiscalía apeló el sobreseimiento de Pablo Moyano en la causa en la que estaba acusado de liderar una asociación ilícita en Independiente
Fuente: Archivo

Con críticas al trabajo de la jueza Brenda Leticia Madrid, el fiscal general adjunto Sebastián Scalera reclamó que se revoque la decisión de la magistrada por la cual sobreseyó a Pablo Moyano en la causa en que estaba acusado de liderar una asociación ilícita ligada a la barra brava de Independiente. El fiscal pidió que ese fallo sea declarado nulo.

Ahora deberán decidir los jueces de la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora Pablo Litte y Alejandro Rojas, que analizarán el pedido del fiscal a partir de febrero, después de que termine la feria judicial de verano.

Pese al pedido de la Casa Rosada: dos gobernadores ya adelantaron que no se pondrán la Sputnik V ahora

Scalera sostuvo en su apelación, de 62 carillas, que la jueza Madrid "omitió de manera deliberada" tratar los elementos de prueba reunidos contra Moyano y dijo que los analizó de manera parcial. "La simple lectura del resolutorio revela la deliberada omisión de dar tratamiento a numerosos elementos probatorios, por un lado, y la evaluación parcial y sesgada que ha realizado de determinadas constancias, por otro", dijo el fiscal.

El fiscal pidió que antes de resolver, el tribunal lo cite a una audiencia oral, para exponer estos argumentos porque, según afirmó, ninguna de las evidencias que avalaban la elevación a juicio de Moyano ha "tenido el tratamiento lógico, razonable, y basado en derecho" que cualquier sentencia demanda. Por eso, para Scalera, el fallo es nulo.

"Ha quedado evidenciado, con el grado de probabilidad que esta etapa procesal exige, la ascendencia que ha mantenido Pablo Hugo Antonio Moyano con el resto de los imputados integrantes de la organización criminal", afirmó el fiscal.

Y señaló que tanto la jueza como la Cámara "ya dieron por acreditado la existencia de la organización criminal y sus acciones". Hubo acciones mancomunadas y organizadas -dijo- con concesiones recíprocas que vincularon a los integrantes del grupo, ya sean dirigentes del club o una facción de la barra brava.

"Sorprende a esta parte que la Sra. Juez no haya advertido cuestiones elementales que surgen de la prueba colectada en el expediente, prueba a la que, como se ve en el fallo, siquiera se ha ocupado de analizar para confirmar o descartar la hipótesis de trabajo", ironizó el fiscal.

Los objetivos del pacto

Según Scalera, el fallo de la jueza "se ha desinteresado en reconocer" que "el acuerdo que vinculó a Pablo Hugo Antonio Moyano, alias Salvaje, con Pablo Alejandro Álvarez, alias Bebote, uno como representante de la dirigencia política del Club y el otro como reconocido jefe de la barra brava, encontró su génesis meses antes de la renuncia de Víctor Javier Cantero a la presidencia de la institución". De acuerdo con el fiscal, un objetivo era el desplazamiento forzoso de Cantero para catapultar a Moyano al frente de la institución, y el otro, recuperar la barra brava, el "lugar perdido".

Enumeró el fiscal que las evidencias son las declaraciones de "Bebote" Álvarez como arrepentido, que ya habían sido valoradas por la jueza al hablar de las evidencias contra el resto de los acusados. "Sorprende que la jueza Madrid sostuviera que la declaración de Álvarez carecía de fuerza probatoria. Digo que sorprende ya que en el fallo anterior, al decidir, un año atrás, la elevación a juicio del resto de lo imputados, por los mismos hechos, valoró de manera amplia y detallada cada una de las circunstancias apuntadas por el nombrado en su declaración", afirmó.

Habló el fiscal también del testimonio de la novia de Bebote, Fabiana Daniela Marcheti, que apoya su versión. Afirmó que si bien la jueza afirmó que fue un testimonio que "carecía de fuerza probatoria", Madrid "omitió dar razón de semejante conclusión".

También le criticó que no valoró la testimonial de Cantero, que relató los aprietes de la barra para que renunciara a la presidencia del club. "Ni una línea, ni una palabra, ha dedicado la Sra. Juez Madrid a la declaración que Javier Víctor Cantero prestara en la sede de esta Unidad de Coordinación. Tampoco la Sra. Magistrada se ha referido al contexto detallado por Cantero y en el marco del cual tuvo lugar la acción extorsiva que operó como condición determinante de su renuncia a la presidencia del Club Atlético Independiente", escribió Scalera. Esas declaraciones fueron apoyadas por Claudio Miguel Antonio Ciancio y Florencia Arietto, ambos integrantes de la dirigencia durante la gestión de Cantero.

La jueza también le restó valor a la declaración de Damián Lagarone, otro barra. "Al igual que con la declaración de Álvarez y Marchetti, y sin dar razón de su conclusión, la Sra. Juez Madrid enfatizó que la declaración de Lagaronne carecería de fuerza probatoria. (...) Básicamente, ni siquiera intento dar razón de lo afirmado."

Pese al pedido de la Casa Rosada, dos gobernadores ya dijeron que no se vacunarán ahora

"La relación cotidiana y corriente que exigía tamaña organización y sistema de concesiones era llevada a cabo en persona por Pablo Hugo Antonio Moyano o delegada en alguien de su confianza, como Roberto "Polaco" Petrov -sin perjuicio de la participación de otros organizadores-, quien asiduamente gestionaba con Pablo Álvarez las cuestiones atinentes a los beneficios de la barra brava, invocando a su jefe, "El Salvaje", como quien tomaba la decisión final ante las demandas de la barra brava", escribió el fiscal.

Las llamadas y los mensajes

Destacó que otra evidencia que no se valoró son las grabaciones de comunicaciones telefónicas y mensajes entre los acusados, que dijo que dan cuenta de que a Moyano lo apodaban El Salvaje y de la relación entre los acusados.

"Ni una línea ni una palabra ha dedicado al contenido de esas escuchas telefónicas", insistió el fiscal. Para Scalera, el fallo de la jueza "no se observa coherente, lógico, ni congruente, pues el examen que ha efectuado no desarrolla ni puntualiza ninguna de las afirmaciones realizadas por los declarantes, limitándose, en un acto de mero arbitrio, a concluir que las pruebas son insuficientes para tener por acreditada la participación de Moyano en el evento reprochado".