La Fiscalía paraguaya imputa al director y a dos guardias de la cárcel por la fuga de un narco

Agencia EFE

Asunción, 13 sep (EFE).- La Fiscalía de Paraguay imputó este viernes al director y a dos de los guardias de la Penitenciaría de Emboscada por la fuga del cabecilla del grupo criminal brasileño Comando Vermelho, Jorge Samudio, quien fue liberado este miércoles en un asalto armado cuando se trasladaba en un furgón penitenciario.

El Ministerio Público le atribuye al director, Juan Carlos Irala, y a los agentes penitenciarios, Ángel Cuevas y José María Gómez, los delitos de liberación de presos, así como de frustración de la persecución y ejecución penal, según informó la Fiscalía en un comunicado.

La imputación se ha producido, después de que los agentes fiscales encargados del caso hayan concluido el primer interrogatorio de los detenidos y hayan dejado en libertado a otros cinco guardias que estaban siendo investigados.

Además, también han prestado declaración otros tres detenidos, que fueron localizados en Desmochados, una pequeña localidad del departamento de Ñeembucú, al sur del país, a los que se les atribuye la logística del asalto y la fuga.

La recuperación de algunas pruebas como huellas dactilares o teléfonos móviles en el lugar donde se produjo el tiroteo fue determinante para poder localizar a los sospechosos.

La Fiscalía ya advirtió este miércoles en rueda de prensa que el centro penitenciario no siguió el protocolo para el traslado del recluso, desde Emboscada hasta el Palacio de Justicia, ya que lo tramitó como un interno común y no como uno de alta peligrosidad.

De momento, el Ministerio Público no ha anunciado la imputación de ninguno de los detenidos por el homicidio del comisario Félix Ferrari, de 43 años, quien falleció como consecuencia de un disparo que le atravesó el tórax cuando custodiaba el furgón penitenciario.

Dos días después de la liberación del cabecilla del Comando Vermelho, las autoridades paraguayas todavía no han ofrecido ningún indicio sobre su paradero.

Samudio fue detenido por la Senad el 10 de octubre de 2018 en una operación antidrogas llevada a cabo en el noreste del país, en la frontera con Brasil, y era procesado por tráfico de drogas, asociación criminal, tenencia de armas y abuso de identidad.

Las autoridades antidrogas le atribuyen diversas propiedades en varias regiones del país, entre ellas el Chaco y la zona fronteriza con Brasil, desde las cuales operaba como jefe local del Comando Vermelho.

La Senad lo buscaba desde mayo de 2011 tras un operativo en el que se incautaron de 370 kilos de cocaína y ocho avionetas, también en el departamento de Concepción, y en el que fue arrestado el narcotraficante Antonio Viveros, por brindar soporte aéreo a las principales organizaciones narcotraficantes del país.

La fuga de Samudio motivó la dimisión del ministro de Justicia de Paraguay, Julio Ríos, quien ha sido relevado de su puesto por el exfiscal y exdiputado oficialista, Eber Ovelar.

(c) Agencia EFE