Fiscalía de Florida retira caso contra hombre de Tampa acusado por el gobernador DeSantis de fraude electoral

La fiscalía estatal retiró los cargos contra una de las 20 personas acusadas por el gobernador Ron DeSantis de votar ilegalmente en 2020.

En una presentación judicial el lunes, los fiscales escribieron que estaban retirando los cargos contra el vecino de Tampa Tony Patterson, de 44 años, debido a la “información recibida” del supervisor de elecciones del Condado Hillsborough y porque ya estaba siendo condenado a prisión en un caso separado.

La decisión significa que las autoridades estatales evitan que un juez desestime un segundo caso de fraude electoral en otros tantos meses.

Patterson fue una de las 20 personas acusadas por DeSantis en una conferencia de prensa de alto perfil en agosto de votar ilegalmente. Como alguien condenado por un delito sexual grave, Patterson no podía votar según la ley estatal, pero los funcionarios electorales del estado —que dependen de DeSantis— lo autorizaron a recibir una tarjeta de identificación de elector y no le impidieron votar en las elecciones de 2020.

La presentación judicial del lunes no dijo qué información recibieron los fiscales de los supervisores electorales locales.

En un caso penal separado en septiembre, Patterson fue condenado a un año y un día de prisión después que no refutó un cargo por no notificar al jefe de Policía local en marzo que estaba conduciendo un vehículo nuevo. Según la ley estatal, los delincuentes sexuales registrados deben informar de cualquier cambio en la propiedad de un vehículo en un plazo de 48 horas.

Patterson enfrentaba una sentencia mucho más dura si era condenado por inscribirse y votar ilegalmente: hasta cinco años de prisión por cada cargo.

Pero su defensor público desafió la capacidad de los fiscales estatales para acusar a Patterson después que un juez de Miami desestimó un caso contra una de las otras 20 personas acusadas por DeSantis de votar ilegalmente.

Según la ley estatal, los fiscales de todo el estado están limitados a acusar de delitos, incluido el voto, que cruzan múltiples circuitos judiciales. Esos delitos suelen ser “complejos, a menudo a gran escala [y relacionados con] actividad delictiva organizada”, según su página web.

Dado que la gente vota en su condado de origen y sus votos se certifican en Tallahassee, todos los casos relacionados con el voto pueden ser tratados por los fiscales de todo el estado, han argumentado.

A principios de este mes, ese argumento fue rechazado por un juez de Miami, quien escribió que el acusado, si es que cometió un delito, solo lo hizo en el Condado Miami-Dade y no tenía nada que decir sobre dónde se certificó su voto. Los fiscales han apelado la decisión del juez.

El abogado de Patterson aprovechó rápidamente ese argumento y pidió que se desestimara su caso, lo que llevó al fiscal estatal Nick Cox a argumentar personalmente en contra en el tribunal del Condado Hillsborough a principios de este mes.

El juez estaba esperando la respuesta de los fiscales estatales cuando retiraron los cargos el lunes.

Patterson, como muchas de las otras personas acusadas de registrarse y votar ilegalmente, había dicho que no sabía que había hecho nada malo.

Las imágenes de las cámaras corporales de la Policía obtenidas por el Times/Herald en octubre captaron su confusión e indignación en las horas previas a la conferencia de prensa de DeSantis. Dijo que su hermano le animó a registrarse para votar.

“¿Por qué me dejaría votar si no pudiera hacerlo?”, preguntó al policía de Tampa que lo arrestó.

“No estoy seguro, amigo”, respondió el agente. “No lo sé”.

La redactora del Times Anastasia Dawson contribuyó a este artículo.