Financiamiento: la AFIP implementó la factura de crédito electrónica para PyMes

LA NACION
·2  min de lectura
El organismo, que conduce Mercedes Marcó del Pont, anunció la medida con la que pretende que se aumente la productividad de las micro, pequeñas y grandes empresas
Fuente: Archivo

A partir del 1 de abril las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) podrán emitir una factura de crédito electrónica (FCE) para el cobro anticipado de créditos y de los documentos por cobrar emitidos a sus clientes y deudores con los que hubieran celebrado ventas de bienes, locaciones y otros servicios.

La medida que anunció la Afip se implementó luego de un acuerdo con el Banco Central y la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa. Según el organismo que conduce Mercedes Marcó del Pont, lo resuelto apunta a aumentar la productividad de la mipymes.

Plástico mata billete: por la pandemia, el uso de tarjetas de débito creció casi 15% en 2020

La FCE funcionará con una operatoria similar a la del cheque electrónico a los efectos de permitirle a las mipymes, que sean proveedoras de grandes empresas, acceder a mayores fuentes de financiamiento anticipado y que a la vez mejore la certeza de sus cobros.

Para los contribuyentes que por la escala de facturación estén categorizados como mipymes y se facturen entre sí, la medida será optativa. Por otro lado, cuando alguna de estas entidades le realice una factura a una empresa de mayor envergadura será obligatorio operar por este medio.

Quienes tengan o quieran emitir la FCE deberán contar con un domicilio fiscal electrónico constituido y para su emisión tendrán que acceder con clave fiscal a la sección de Comprobantes en Línea del sitio de la Afip y luego a su "WebService". Las especificaciones técnicas de la factura se pueden consultar en el manual que se encuentra disponible online.

De acuerdo a la información de Afip, por este medio la mipymes podrán endosar, ceder y descontar la FCE desde una cuenta bancaria. El comportamiento de pago de las empresas deudoras será informado a una Central de Deudores que estará a cargo del Banco Central. La medida ya fue avalada por la Comisión Nacional de Valores y luego adaptada por el máximo organismo fiscal.