Finalmente, el panel de supervisión policial en Miami-Dade comenzará a trabajar | Editorial

·3  min de lectura
Miami Herald

¿Recuerdan cómo la indignación por el asesinato de George Floyd a manos de la policía en 2020 hizo que la ex comisionada de Miami-Dade Barbara Jordan pidiera revivir un panel de ciudadanos para revisar las quejas contra los agentes de policía abusivos?

¿No? No podemos culparle.

Desafortunadamente, dos años después de que el nuevo Panel Civil Independiente (ICP) fue revivido, todavía está pasando apuros para existir.

El panel aún no ha realizado su primera reunión pública con la comunidad ni ha contratado a un director ejecutivo ni se ha trasladado a sus nuevas oficinas ni ha conocido un solo caso de presuntos abusos policiales.

No todos los miembros del panel están completamente capacitados en ética y acoso sexual aún, y al menos dos miembros del panel ya renunciaron.

Entendemos que ha habido retrasos más allá del control del panel; y su propia existencia se ha visto amenazada por la elección prevista en 2024 de un jefe de policía de Miami-Dade, quien pudiera disolver el panel.

Sin embargo, en su reunión mensual de la semana pasada, quedó claro que los miembros están finalmente dispuestos a empezar en serio.

“Esperamos escuchar nuestro primer caso antes de fin de año”, anunció la presidenta del ICP, Loreal Arscott, en la reunión. Esperamos que el panel pueda cumplir ese plazo. Tiene un trabajo importante que hacer”.

Al panel no le faltan recursos. Tiene un presupuesto de $1 millón para el próximo año, frente a los $750,000 del año pasado. Eso es mucho dinero de los contribuyentes que se está usando solo para acelerar el proceso.

“Debemos construir este panel sobre una base sólida”, dijo Arscott, un proceso que lleva tiempo. Estamos de acuerdo, pero ha llegado el momento de pisar el acelerador, y esperamos que la reciente dosis de energía sea una señal de grandes cosas por venir:

El panel contrató a una directora ejecutiva interina. Cristina Beamud, que acaba de jubilarse como directora del Panel de Investigación Civil de la ciudad de Miami, aceptó dirigir la parte administrativa del ICP hasta que se incorpore un nuevo director. Y ese director podría llegar pronto.

En la reunión de la semana pasada, el jefe del comité de búsqueda anunció que han ofrecido el puesto a Ursula Price, directora ejecutiva del New Orleans Workers’ Center for Racial Justice (NOWCRJ) y una consumada defensora de la reforma de la justicia penal.

Este jueves se pedirá a los comisionados del Condado Miami-Dade que aprueben la contratación de Price para que el grupo pueda empezar a negociar su salario.

Con la esperanza de recordar al público que existe, el nuevo ICP celebrará su primera reunión pública en la oficina del Circle of Brotherhood en Liberty City el 27 de septiembre. La organización invitó al panel a acudir a su sede, y el ICP aceptó sabiamente.

“Queremos que el público venga a conocernos y sepa que estamos aquí”, dijo la vicepresidenta del panel, Pam Perry. Una buena jugada, que dice que el ICP está trabajando.

Ciertamente, todavía hay obstáculos por delante.

Con la elección de varios nuevos comisionados del condado, el panel debe esperar ahora a que cada uno de ellos nombre a su representante en el panel. Esto probablemente desacelerará aún más el proceso, ya que los nuevos miembros deben recibir capacitación para escuchar las quejas de los ciudadanos.

Pero los nuevos comisionados deben actuar con una velocidad deliberada en este caso, y el avance de la ICP no debe detenerse.

Después de todo, el panel parece estar en marcha, por fin.