Filipino Marcos pide al mundo que le juzgue por sus acciones, no por su pasado familiar

·2  min de lectura
Imagen de archivo del candidato presidencial filipino Ferdinand "Bongbong" Marcos Jr., hijo del fallecido dictador Ferdinand Marcos, pronunciando un discurso durante un mitin de campaña en Lipa, provincia de Batangas

Por Karen Lema y Enrico Dela Cruz

MANILA (Reuters) - El hijo del difunto dictador filipino Ferdinand Marcos prometió el martes trabajar para todos tras su asombrosa victoria electoral, y pidió al mundo que lo juzgue por su presidencia, no por el pasado de su familia.

Ferdinand Marcos Jr, más conocido como "Bongbong", se convirtió en el primer candidato de la historia reciente que obtiene una mayoría absoluta en unas elecciones presidenciales en Filipinas, allanando el camino para un retorno al poder, antes inimaginable, de la dinastía política más conocida del país.

"No me juzguen por mis antepasados, sino por mis actos", dijo Marcos al mundo, según una declaración de su portavoz, Vic Rodríguez.

Marcos huyó al exilio en Hawái con su familia durante el levantamiento del "poder popular" de 1986, que puso fin a los 20 años de gobierno autocrático de su padre, y ha ocupado cargos en el Congreso y el Senado desde su regreso a Filipinas en 1991.

La aplastante victoria de Marcos en las elecciones del lunes parece ahora segura, con el 98% de los votos escrutados en un recuento no oficial que muestra que tiene 31 millones de votos, el doble que su rival más cercano, la vicepresidenta Leni Robredo. El resultado oficial se espera para finales de mes.

"Esta es una victoria para todos los filipinos y para la democracia", dijo el portavoz. "Para los que votaron por Bongbong, y para los que no lo hicieron, es su promesa de ser un presidente para todos los filipinos. Buscar un terreno común por encima de las divisiones políticas y trabajar juntos para unir a la nación".

Aunque Marcos, de 64 años, hizo campaña con una plataforma de unidad, los analistas políticos dicen que es poco probable que su presidencia la fomente, con sentimientos amargos sobre la gran influencia política y la riqueza de su familia.

Los mercados filipinos se mostraron mixtos tras la votación. Las acciones llegaron a perder un 3%, los bonos soberanos en dólares cayeron, mientras que el peso subió un 0,4% frente al dólar.

(Reporte adicional de Neil Jerome Morales; escrito por Martin Petty; editado en español por Benjamín Mejías Valencia y Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.