Filipinas comienza a despedir expresidente Fidel Ramos, clave para democracia

Manila , 4 ago (EFE).- El velatorio por el expresidente de Filipinas, Fidel Ramos, figura clave en el retorno de la democracia en el país y quien falleció el pasado domingo a los 94 años, comenzó este jueves en Manila con la visita de varios altos cargos del gobierno filipino.

La despedida a Ramos arrancó a las 10.00 hora local (4.00 GMT) en el Parque Heritage de Taguig de la capital filipina con la presencia de diversas autoridades, entre ellas Ferdinand Marcos Jr, presidente filipino e hijo del fallecido dictador Ferdinand Marcos.

"Siempre estaremos agradecidos" a Fidel Ramos, afirmó Marcos Jr. a los periodistas al acudir a la ceremonia y agregó que el exmandatario era "un símbolo de estabilidad después de los tumultuosos sucesos de 1986" que llevaron a la derrocada de Ferdinand Marcos.

Ramos, quien falleció el pasado domingo por complicaciones vinculadas a la covid-19, según informaron sus familiares, desempeñó un papel clave en la caída de la dictadura de aquel entonces.

El velatorio del exmandatario se extenderá hasta el 9 de agosto, cuando será enterrado en el cementerio de los héroes de Manila y cuando concluirá el periodo de luto oficial decretado por las autoridades filipinas.

"Trabajó duro y ahora se merece el descanso que necesita", declaró a los periodistas su viuda, Amelita Ramos.

Ramos ocupó la presidencia del país entre 1992 y 1998, una época en que el archipiélago se abrió a la inversión extranjera, acabó con los carteles de la comunicación y la energía liberalizando estos sectores y consiguió que Filipinas fuera considerado como uno de los "tigres" económicos de Asia por su fuerte crecimiento económico hasta la crisis de 1997.

Nacido en 1928 en la provincia de Pangasinan, al norte del archipiélago, se graduó como militar en la academia estadounidense de West Point en 1950 e integró las fuerzas armadas filipinas a su regreso al país, donde fue subiendo en el escalafón hasta que Marcos le nombró responsable de la Policía en 1972.

Su figura se agigantó durante la revuelta popular pacífica en las calles de Manila en 1986, cuando su deserción del bando de Marcos para apoyar las protestas populares en plena crisis fue una de las claves para la caída y el exilio del dictador, que falleció en Hawái (EE.UU.) en 1989.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.