Filipinas celebra una Navidad atípica con miedo a un repunte de contagios

Manila, 18 dic (EFE).- Filipinas, el país con más católicos de Asia, celebra este 2020 una Navidad atípica, con el temor de que las restricciones de aforo en los ritos religiosos no sean suficientes para frenar un repunte en los contagios de covid-19.

La Navidad está entre las fechas que los filipinos celebran con más entusiasmo y el mes de diciembre se suele traducir en centros comerciales llenos de gente, restaurantes en los que solo se consigue mesa si se reserva con mucha antelación y un tráfico mucho más congestionado que de costumbre.

Sin embargo, este año, debido a la pandemia, el ambiente navideño está más relajado, aunque sí se aprecia este diciembre un aumento de personas por la calle en contraste con los meses precedentes, marcados en Filipinas por una de las cuarentenas más largas y estrictas del mundo, particularmente en Manila.

Filipinas, donde la primera ola de contagios no ha cesado todavía, acumula más de 452.000 infecciones de covid-19 y 8.800 muertes.

NAVIDAD SEGURA

Con el miedo de que enero se traduzca en un repunte de infecciones, las autoridades filipinas apuestan por una "Navidad segura, modesta y familiar", en reuniones que no excedan las diez personas y ha reducido el aforo de las misas navideñas al 30 % de la capacidad de las iglesias.

En la madrugada del miércoles, Filipinas comenzó la celebración del "Simbang Gabi", una serie de nueve misas nocturnas previas a la Nochebuena que culminan con la popular misa del gallo en la medianoche del 25 de diciembre.

Para evitar aglomeraciones, este año se multiplicarán las misas por noche en las iglesias, donde se deberá guardar un metro de distancia social y es obligatorio el uso de protector facial, junto con la mascarilla.

PROTECTOR FACIAL

Filipinas ha sido esta semana el primer país del mundo en imponer el uso obligatorio del protector facial en espacios públicos, incluso al aire libre, para prevenir contagios en las festividades navideñas, aunque es probable que la medida se extienda más allá de la Navidad hasta que se inicie el uso de la vacuna, previsto en Filipinas para la segunda mitad de 2021.

Según el Departamento de Salud de Filipinas, el uso conjunto de mascarilla y protector facial reduce el riesgo de contagio hasta un 96 %.

El Grupo de Investigación de la Universidad de Filipinas ya ha advertido de que el ratio de propagación de la covid-19 en Manila se sitúa ya en 1,06 -por encima del umbral recomendado de 1-, aunque el Departamento de Salud lo sitúa de momento en el 0,94.

Sara Gómez Armas

(c) Agencia EFE