Filipinas arresta cura de EEUU por presuntos abusos sexuales

En esta imagen, tomada el 5 de diciembre de 2018 y distribuida por la Oficina de Inmigración de Filipinas, el sacerdote católico estadounidense Kenneth Bernard Hendricks posa para una fotografía tras su detención por presuntos abuso sexuales a monaguillos, en la Oficina de Inmigración en Manila. (Oficina de Inmigración de Filipinas via AP)

MANILA, Filipinas (AP) — Las autoridades migratorias de Filipinas detuvieron a un sacerdote católico estadounidense acusado de agredir sexualmente a monaguillos en una remota localidad del centro del país, en un caso descrito por una funcionaria como “sorprendente y espantoso”.

Las autoridades arrestaron el miércoles a Kenneth Bernard Hendricks, quien fue acusado en Ohio por conducta sexual ilícita en Filipinas, en una iglesia en Naval, en la provincia insular de Biliran, dijo la portavoz de la Oficina de Inmigración, Dana Sandoval, el jueves.

(Bureau of Immigration PIO via AP)

Un tribunal de Ohio había emitido una orden de arresto contra Hendricks, de 77 años y que llevaba 37 viviendo en Filipinas, apuntó Sandoval, añadiendo que el caso iniciado en Estados Unidos partió de las quejas presentadas por las supuestas víctimas filipinas.

No hubo reacción de inmediato de la embajada de Estados Unidos, ni de la Iglesia filipina o de Hendricks, quien fue trasladado a Manila y estaba en un centro de detención para migrantes.

El sospechoso presuntamente abusó de siete víctimas, que fungieron monaguillos en Naval, en 50 cargos de abuso en su residencia, un caso que es "tanto sorprendente como espantoso”, añadió Sandoval.

"Las víctimas estaban en su casa y los abusos se cometieron mientras se bañaba con cada uno de ellos”, explicó Sandoval por teléfono. Las autoridades estadounidenses pasaron la información sobre las supuestas agresiones al gobierno filipino, agregó.

Al parecer, las víctimas habrían sido amenazadas con que serían encarceladas y contaban a alguien lo sucedido, apuntó.

"Varias de sus víctimas presentaron declaraciones”, dijo Sandoval.

La embajada de Estados Unidos podría revocar el pasaporte de Hendricks para acelerar la deportación de religioso, señaló la Oficina de Inmigración en un comunicado.

Hendricks es "un prófugo de la justicia que supone un riesgo para la seguridad pública”, manifestó Sandoval. "No permitiremos que los depredadores sexuales se aprovechen de nuestros niños. La gente como él debe ser expulsada y prohibírseles la entrada a Filipinas”.