Filipinas afirma que eliminará la "barrera flotante" puesta por China en aguas en disputa

Manila, 25 sep (EFE).- El consejero de Seguridad Nacional de Filipinas, Eduardo Año, afirmó este lunes que su país tomará "todas las medidas pertinentes" con el fin de eliminar una "barrera flotante" que China habría instalado en una zona que ambos países se disputan en el mar de China Meridional.

"Condenamos la instalación de barreras flotantes por la República Popular de China, lo que viola los derechos de nuestros pescadores, recogidos por el laudo de 2016", afirmó hoy Año en un comunicado, del que se hace eco el medio filipino ABS-CBN.

Año afirmó que el presidente filipino, Ferdinand Marcos Jr., ha sido informado de la situación, y que el país tomará "todas las medidas pertinentes para asegurar la eliminación de las barreras y proteger los derechos de los pescadores en la zona".

Los guardacostas filipinos acusaron este domingo a buques chinos de bloquear con una "barrera flotante" de unos 300 metros de largo a sus pescadores en aguas disputadas en el atolón de Scarborough (Bajo de Mansiloc), que se encuentra dentro del área económica exclusiva de Filipinas.

China ocupó el atolón de Scarborough en 2012 y bloqueó la entrada a los pesqueros chinos, pero relajó la prohibición cuando el expresidente filipino Rodrigo Duterte inició un acercamiento a China en 2016.

Sin embargo, el nuevo presidente filipino, Ferdinand Marcos Jr., ha fortalecido los lazos en Defensa con Estados Unidos y ha elevado las críticas a Pekín por las reclamaciones soberanistas en el mar de China Meridional.

Las autoridades chinas reclaman casi la totalidad del mar de China Meridional, incluidos los archipiélagos Paracel y Spratly, una reivindicación que se solapa con las áreas económicas exclusivas de 200 millas de países como Filipinas, Vietnam y Malasia.

Pekín alega razones históricas, pero en 2016 la Corte Permanente de Arbitraje dio la razón a Manila en su denuncia contra las reivindicaciones de las autoridades chinas, decisión que la potencia asiática se negó a aceptar.

Las tensiones entre China y Filipinas han aumentado en los últimos meses, y la semana pasada el Gobierno de Filipinas aseguró que sopesa presentar una nueva queja ante la Corte Permanente de Arbitraje, en esta ocasión por la pérdida de coral en aguas disputadas, de lo que acusan a buques chinos.

(c) Agencia EFE