Filial afgana de EI reivindica varios ataques contra chiíes

·2  min de lectura
ASI-GEN AFGANISTÁN-ESTADO ISLÁMICO (AP)
ASI-GEN AFGANISTÁN-ESTADO ISLÁMICO (AP)

Una filial afgana del grupo extremista Estado Islámico se atribuyó el viernes una serie de ataques perpetrados contra la minoría chií del país en la víspera, mientras Pakistán emitió un aviso por la amenaza de la milicia radical en la provincia oriental de Punjab.

El más letal de los tres atentados del jueves en Afganistán fue en el interior de una mezquita chií en la ciudad norteña de Mazar-e-Sharif. Según funcionarios hospitalarios, al menos 12 personas fallecieron y más de 40 más resultaron heridas.

A primera hora del jueves, una bomba caminera estalló cerca de una escuela masculina de la capital, Kabul, y causó lesiones a dos niños en el vecindario de Dasht-e-Barchi, de mayoría chií. Un tercer explosivo, en la región norteña de Kunduz, hirió a 11 mecánicos que trabajaban para el liderazgo talibán.

Desde su meteórica llegada al poder el pasado agosto, el Talibán ha enfrentado a la filial de EI — Estado Islámico en la Provincia de Khorasan o IS-K — que está resultando ser un desafío de seguridad intratable para el gobierno de corte religioso de la nación. En noviembre, una unidad de la inteligencia talibán llevó a cabo amplios ataques contra presuntos escondites del grupo en Nangarhar, una provincia del este.

En un comunicado el viernes, IS-K dijo que el artefacto que arrasó la mezquita Sai Doken en Mazar-e-Sharif estaba escondido en una bolsa colocada en el interior, entre decenas de fieles. El dispositivo estalló mientras se arrodillaban para rezar.

“Cuando la mezquita se llenó de oraciones, los explosivos fueron detonados de forma remota", señaló la milicia radical, que dijo causó más de 100 heridos.

El Talibán anunció la detención de un antiguo líder de IS-K en la región norteña de Balkh, cuya capital es Mazar-e-Sharif. Zabihullah Noorani, jefe del departamento de información y cultura de la provincia, explicó que Abdul Hamid Sangaryar fue arrestado en relación con el atentado en la mezquita.

IS-K había estado relativamente inactivo desde noviembre, pero en los últimos días intensificó sus ataques en Afganistán y en la vecina Pakistán, contra las comunidades chiíes denostadas por los radicales suníes.

En la ciudad de Faisalabad, en la provincia paquistaní de Punjab, la policía local lanzó el jueves una alerta señalando que "IS-Khas planea llevar a cabo actividades terroristas en Faisalabad”, y aconsejó a la población que “extreme la vigilancia”. El aviso no ofreció más detalles.

___

Los periodistas de The Associated Press Tameem Akhgar en Islamabad; Asim Tanvir en Multan, Pakistán, y Maamoun Youssef en El Cairo, contribuyeron a este despacho.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.