Fijan audiencia para junio a acusado de matar a 4 en Idaho

Bryan Kohberger entra a la sala de la corte en Moscow, Idaho, el jueves 12 de enero de 2023. (Kai Eiselein/New York Post vía AP, Pool) (ASSOCIATED PRESS)

El hombre acusado de asesinar a cuatro estudiantes de la Universidad de Idaho tendrá una audiencia preliminar a finales de junio, cuando los fiscales tratarán de demostrarle a un juez que cuentan con las pruebas suficientes para justificar los cargos por delitos graves.

Bryan Kohberger, de 28 años, renunció a su derecho a una audiencia preliminar rápida durante una conferencia de estatus el jueves por la mañana. El estudiante de posgrado de la Universidad Estatal de Washington está acusado de cuatro cargos de asesinato en primer grado y robo. Aún no se ha declarado culpable o inocente y está esperando saber si los fiscales en el caso buscarán la pena de muerte.

Kohberger se presentó ante la corte con una camiseta y pantalones anaranjados y ofreció respuestas cortas de una palabra a la jueza cuando se le preguntó si entendía sus derechos durante la audiencia de aproximadamente cinco minutos.

La abogada de Kohberger, Anne Taylor, dijo a la jueza magistrada Megan Marshall que Kohberger estaba dispuesto a renunciar a su derecho a una audiencia preliminar rápida, que habría requerido que se llevara a cabo dentro de dos semanas. La audiencia en sí probablemente tomará cuatro o cinco días, dijo Taylor.

“Él está dispuesto a rechazar la oportunidad a fin de darnos tiempo para obtener pruebas en el caso y estar preparados”, dijo Taylor a la jueza.

El fiscal del condado Latah, Bill Thompson, dijo que no tenía inconveniente en esperar hasta junio o incluso julio para la audiencia preliminar.

Marshall fijó la audiencia preliminar para el 26 de junio a las 9:00 de la mañana y se espera que dure cinco días.

Los asesinatos del 13 de noviembre de Madison Mogen, Kaylee Goncalves, Xana Kernodle y Ethan Chapin dejaron a la comunidad rural de Moscow, Idaho, afligida y asustada, y alrededor de la mitad de los estudiantes de la universidad abandonaron la ciudad y optaron por la seguridad percibida de los cursos en línea.