Tras la fiesta sexual en cuarentena, Kyle Walker corre peligro de perder su lugar en la selección de Inglaterra

LA NACION

En medio de la pandemia de coronavirus que mantiene alerta al mundo, Kyle Walker encendió una fuerte polémica en el fútbol inglés que parece estar lejos de terminar. Después de haber sido protagonista de una fiesta sexual con dos trabajadoras sexuales en su domicilio y ser sancionado por romper la cuarentena, el defensor de Manchester City volvió a quedar en medio de un escándalo en las redes sociales y su futuro profesional podría verse seriamente afectado por esta serie de conflictivos episodios.

La semana pasada, después de publicar un video en su cuenta de Instagram para incentivar a la gente a respetar el distanciamiento social, se conoció que el futbolista le pagó, junto con un amigo, 2.200 libras a dos mujeres para que vayan a su casa. Ahora, días después de un conflicto que todavía tiene una sanción pendiente del club de Manchester, el periódico The Sun replicó capturas del jugador inglés presenciando -y comentando- un show de striptease en vivo por Instagram.

"No creo que el entrenador de Inglaterra, Gareth Southgate, o los directivos de los clubes de jugadores, se enamoren de sus estrellas, que participan en este tipo de espectáculos sexuales. Pero al menos Walker y compañía siguen las reglas de aislamiento", comentó un usuario que compartió capturas del momento. Además del lateral derecho de 29 años, también estaban en línea los jóvenes delanteros Jadon Sancho (Borussia Dortmund) y Marcus Rashford (Manchester United), habituales compañeros en la Selección de Inglaterra.

Walker y sus colegas se unieron a la transmisión del rapero Rony Lanez, quien invitó a una mujer llamada Zia para participar del directo que estaba compartiendo con más de 200 mil seguidores. En un momento, el cantante le pidió a la bailarina que se inclinara y allí apareció el defensor del City con un emoji de risa mientras la mujer se quitaba la ropa.

En medio de esta serie de conflictos, la carrera del lateral podría verse más que afectada por los escándalos. Su reputación ha quedado muy dañada en Inglaterra, especialmente después de la fiesta sexual para romper el confinamiento, y los medios ingleses aseguran que Gareth Southgate, entrenador de la Seleccción, "ha quedado furioso por las payasadas" y lo dejará de considerar para las futuras convocatorias.

Los medios ingleses aseguran que Gareth Southgate, DT de la Selección, "ha quedado furioso por las payasadas" y lo dejará de considerar para futuras convocatorias.

"Entiendo que en mi posición como futbolista tengo la responsabilidad de ser un modelo. Como tal, quiero pedir disculpas a mi familia, amigos, equipo y aficionados por decepcionarlos", había señalado el lateral tras la publicación de las fotos de la fiesta sexual. Pero, mientras espera por una sanción del City, su perfil en redes sociales continúa lejos del ideal.

Tras acudir a diversas selecciones juveniles, Walker hizo su debut oficial con la Selección de Inglaterra en 2011 bajo el mando de Fabio Capello y desde allí siempre fue una carta importante: jugó las últimas dos Eliminatorias, participó de la Eurocopa de Francia 2016, fue titular en el Mundial de Rusia 2018 e integró el plantel en la reciente UEFA Nations League. Ahora, mientras Manchester City llevará cabo un procedimiento disciplinario interno para tratar su caso y se espera una fuerte multa económica, su futuro parece estar lejos del seleccionado.