Una fiesta en el Salón Los Ángeles para celebrar a Lourdes Grobet

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, julio 17 (EL UNIVERSAL).- Cervezas, música y tacos de canasta, podría pasar como un sábado común en el Salón Los Ángeles, sin embargo, se trata del velorio, o más bien celebración de vida de la fotógrafa Lourdes Grobet.

"Mi madre fue una mujer contestataria que le gustó mucho la vida y no venía al caso despedirla en una funeraria. Creemos que este era el mejor lugar para despedirla", dijo su hija Alejandra en entrevista a EL UNIVERSAL.

Entre carcajadas y afectuosos abrazos, Alejandra, Ximena, Xavier y Juan Cristobal se encargaron de rendir un congruente homenaje a su madre, que hizo sentir como en familia a ajenos.

Fotografías de su serie "Lucha libre" reciben a los asistentes. Mientras que al centro se ubica una ofrenda con las cenizas de Grobet, junto a un retrato que le hizo su hijo Xavier hace tres semanas, cuando ella estaba en el hospital. También hay una máscara de El Santo, a quien consideró uno de sus maestros más influyentes en la vida.

Rematando la urna de sus cenizas, hay una réplica de su vochito pintado y unos lentes neón que combinan con las luces del lugar. "Son unos lentes con los que quería ir a una fiesta, pero ya no le alcanzó la vida para hacerlo", cuenta en entrevista su hijo Juan Cristóbal.

"Era una mujer que no tenía límites, cualquier ocurrencia la realizaba. No hay imposibles; cualquier idea que tengas en la mente, ¿por qué no hacerla?", dice el artista musical.

"Mi mamá vivió una vida plena, sin límites, no desperdició un solo aliento de su vida. Todo lo utilizó para divertirse, crear y ser feliz. Mi mamá era feliz. No sólo a los hijos nos dejó, mucha gente vibró con la energía de mi mamá", dice Xavier sobre el legado de Grobet.

Ximena describió a su madre como una mujer divertida y tenaz que les dio una infancia feliz porque desde niños les enseñó "una filosofía de vida muy divertida".

El velorio fue punto de reunión del gremio fotográfico en el que se encontraron fotógrafos como Patricia Aridjis, Antonio Turok, Elsa Medina, Ernesto Ramírez, Héctor Mendiola, entre otros.

Los pendientes de Lourdes Grobet

Sobre el archivo fotográfico y audiovisual de Lourdes Grobet, su hija Alejandra explica que por el momento el archivo permanecerá en la familia, se enfocarán en concluir el par de proyectos que dejó pendientes y en cumplir con su voluntad, que más adelante la darán a conocer.

Antes de fallecer, Grobet tuvo oportunidad de ver su segundo documental sobre "Bering", el que trabajó junto a sus hijos Xavier, cinematógrafo, y Juan Cristobal, encargado del sonido.

Este segundo documental, titulado "Reunión familiar", se filmó en la parte rusa del estrecho y trata sobre la reunión de una familia, cuya división fue consecuencia de la Guerra Fría.

"Irnos al estrecho de Bering con mi mamá, no hay nada que se le asemeje, estar gozando de la vida es un regalo", agrega Xavier.

"Ya está acabado. Tuvimos chance de verlo hace una semana con mi mami en el Cine Tonalá con varios amigos", cuenta Xavier.

Por su parte, Juan Cristóbal, agregó que el filme está en proceso de inscripción en festivales.

La secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, quien también estuvo presente en la celebración de vida de Grobet, dijo que además del homenaje en vida, estará en pláticas con sus hijos para organizar otro homenaje in memoriam. "Vamos a hacer algo con Teatro campesino, vamos a platicar con sus hijos (...) y vamos a honrar a sus hijos como ellos quieran, no nos vamos a quedar con las ganas", dijo a medios.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.