Una fiesta clandestina en plena pandemia deja unos 250 arrestados en Bolivia

Agencia EFE
·2  min de lectura

La Paz, 23 oct (EFE).- La Policía y la Intendencia de la ciudad boliviana de El Alto arrestaron a unas 250 personas que asistieron a una fiesta cuando en Bolivia todavía están prohibidas las aglomeraciones por la pandemia de la covid-19, informó a Efe este viernes el secretario de Seguridad, Dorian Ulloa.

El operativo conjunto intervino una fiesta la noche del jueves, en la que se constató que los asistentes consumían bebidas alcohólicas con "cero medidas de bioseguridad", es decir sin tapabocas ni distanciamiento físico, explicó el funcionario.

"Nos preocupa porque todavía no hay autorización" para este tipo de eventos y porque se pone en "riesgo" la salud de la población, mencionó Ulloa.

A la par de los arrestos se identificó a "veintidós menores" remitidos a la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, acotó.

La cantidad de detenidos fue un problema para las autoridades, ya que si bien las mujeres cumplieron el correspondiente arresto durante ocho horas en una comisaría, los varones tuvieron que acatar la sanción en un coliseo.

Sin embargo, las principales sanciones podrán caer sobre los administradores y organizadores del evento cuya situación está sujeta a la valoración de la Fiscalía y que puede ajustarse al delito de atentado contra la salud pública, tal como se ha obrado en casos similares.

También el dueño del inmueble en el que opera la discoteca ha sido notificado con una multa que le ha aplicado el municipio, refirió Ulloa.

Lo particular de este caso, es que el evento se intentó adecuar a un horario de "matiné" para que no choque con las prohibiciones que son más rígidas a partir de las 22:00, indicó el secretario de Seguridad Ciudadana del municipio alteño.

Con unos once millones y medio de habitantes, Bolivia acumula 8.584 muertes y 140.445 contagios por el nuevo coronavirus desde el registro de los primeros casos en marzo pasado.

Aunque los niveles de contagio están lejos de los casi 2.000 contagios que se reportaban entre julio y agosto, las autoridades bolivianas han insistido en mantener las medidas de bioseguridad para evitar un rebrote de la enfermedad.

(c) Agencia EFE