Fiesta azulgrana y descalabro rojiblanco

Madrid, 16 sep (EFE).- De la mano de un estusiasmado Joao Felix, extramotivado y resucitado, el Barcelona se aposentó provisionalmente en el liderato de LaLiga EA Sports del que se descuelga el Atlético Madrid víctima de una de las peores caras de la era Simeone y que salió vapuleado de Mestalla.

Con aire fresco aunque sin Lamine Yamal de inicio, sentado en el banquillo, el cuadro de Xavi Hernández regresó de parón internacional con una buena imagen, los refuerzos integrados y Robert Lewandowski con el olfato goleador recuperado. Goleó sin contemplaciones al Betis (5-0).

Mientras presiona el campeón al Real Madrid, que el domingo recibe en el Bernabeu a la Real Sociedad, contempla desde la cima una jornada que vivió una explosión de euforia en Valencia, una buena versión del Athletic que ganó al Cádiz (3-0) y el primer triunfo del Mallorca, en Vigo, frente al Celta, al que le empiezan a asomar las dudas (0-1).

Cuatro victorias seguidas acumula el Barcelona que lo ha ganado todo a excepción del debut frente al Getafe al principio de curso. Xavi dio una vuelta a su once y le salió a la perfección. Contó, además, con el ánimo revanchista de Joao Felix, ansioso por su reivindicación, por demostrar que está donde siempre dijo querer estar y sin los rigores que exige Simeone.

Dio alegría al ataque el portugués que se estrenó como goleador con el Barcelona. Y alargaron sus rachas Lewandowski y también Ferrán, que está en racha. Con el Barcelona y con la selección. Pocos hay más rentables que el valenciano en cuanto a minutos jugados y acierto. Joao Cancelo se sumó a la fiesta. También se estrenó el lateral luso. La pieza anhelada por su preparador.

Pareció el Betis un juguete en manos azulgrana. Lleva una sola victoria el cuadro de Manuel Pellegrini en sus últimos cuatro partidos.

LA PEOR VERSIÓN DE SIMEONE

Y cuando el Atlético Madrid parecía haber cogido el tono a la competición y la velocidad adecuada para aspirar por todo se estrelló en Valencia. Nada que ver con la pinta de antes del parón. Con un conjunto rojiblanco al alza, sin perder y el Valencia despertado de su sueño. Dos derrotas seguidas que aplacaron un inicio impensable.

Pero salió malparado de Mestalla. A una semana del derbi fue atropellado por el cuadro de Rubén Baraja y la inspiración de Hugo Duro, que hizo un doblete, y la sentencia de Javi Guerra.

De hecho, Simeone retiró a Antoine Griezmann con más de media hora por jugarse. Una declaración de intenciones. Fue la peor derrota del Atlético Madrid en competición oficial en dos años y once meses, desde el 21 de octubre de 2020, cuando fue goleado por 4-0 por el Bayern Múnich en la primera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones en la temporada 2020-21.

Simeone lo catalgó como "el partido más flojo" desde su llegada al club.

De hecho, en ese recorrido, el conjunto rojiblanco sólo cayó en un partido con tres goles en contra, el pasado 29 de octubre frente al Cádiz en el estadio Nuevo Mirandilla, por 3-2. La última derrota en la liga por el mismo margen que contra el Valencia data del 4 de mayo de 2019, con un 3-0 ante el Espanyol

“He visto lo que vieron todos lo que vieron el partido, el Valencia fue superior, no jugamos el partido que queríamos. Hay que felicitar al rival porque hizo un gran partido: supo no dejarnos pensar, jugar bien el contraataque…”, dijo Simeone ante los medios.

“El rival fue mejor que nosotros, felicitarlo, no hay mucho más que decir. No me llamó la atención nada del Valencia, sabíamos que corren bien al espacio, juegan con el portero para estirar, fueron más intensos, ganaron los duelos, pudieron triangular en las zonas más peligrosas y fueron más contundentes”, finalizó.

EL ATHLETIC, AL ALZA

El Athletic, sin embargo, sumó su segundo triunfo consecutivo en San Mamés por vez primera en 2023. El equipo de Ernesto Valverde, con tres victorias y un empate, ya forma parte de la zona alta de la clasificación. Solo el Barcelona y el Real Madrid le superan.

Acabó el cuadro bilbaíno con la resistencia del Cádiz gracias a sus hombres de área: Guruzeta abrió la lata justo antes de ser sustituido y Villalibre, que fue el que entró en su lugar, amplió la cuenta dos minutos después. Iñaki Williams redondeó el tercer triunfo del curso del Athletic.

Fuerte y sólido en San Mamés, donde solo cedió ante el Real Madrid, no acusó la baja de Nico Williams, lesionado.

"Nico nos da cosas diferentes. Encara, es rápido y le mete atrás al contrario, pero tenemos que estar preparados para este tipo de vicisitudes y no tenía dudas del rendimiento del equipo", señaló Valverde. "Marcar tres goles tiene mérito", añadió.

Frenó la dinámica del Cádiz el Athletic y le devolvió a la realidad que recuperó el Mallorca, victorioso por primera vez en lo que va de curso.

MALLORCA, PRIMERA VICTORIA

Cinco meses después, de nuevo en Balaídos, el Mallorca sumó su primera victoria de la temporada ante el Celta de Vigo (0-1) con una gran actuación del portero Predrag Rajkovic y un gol del kosovar Vedat Muriqi en el minuto 85, poco después de que desde la sala VOR le anularan el 1-0 a Jonathan Bamba porque el balón no sobrepasó completamente la línea de gol.

Llegan las dudas al proyecto de Rafa Benítez, que solo ha ganado uno de los cinco partidos que ha disputado y que está anclado en la parte baja. No termina de despegar el equipo vigués, sin excesivos argumentos para el optimismo.

“Contento nunca se puede estar cuando el rival tira dos veces al palo y tiene las mejores ocasiones, pero satisfecho sí porque el esfuerzo fue premiado con la victoria. Tuvimos esa dosis de fortuna que nos había abandonado esta temporada con dos penaltis fallados. Hablar de justicia es muy complicado en el fútbol. Por fin cayó la victoria que nos da un poco de aire”, reconoció Javier Aguirre.

Santiago Aparicio

(c) Agencia EFE