Fidel Castro fue a votar y sorprendió a todos en Cuba

Más destacado

LA HABANA.- Luego de tres meses de ausencia, un canoso y encorvado Fidel Castro reapareció anteayer para votar en las elecciones parlamentarias y para asambleas provinciales de Cuba y, además de aprovechar la ocasión para despejar dudas acerca de su estado de salud, habló sobre Hugo Chávez, internado en La Habana.

Un avejentado Fidel, de 86 años, se convirtió así en la gran sorpresa de una jornada electoral en la que había 612 candidatos para cubrir la misma cantidad de escaños.

Vestido con una camisa a cuadros, una chaqueta negra y apoyado en un bastón, se lo vio por televisión mientras votaba en el colegio del municipio de El Vedado, en la capital cubana.

Desde que enfermó en 2006, Castro había votado desde su casa en las tres elecciones anteriores.

"Chávez está mucho mejor, recuperándose. Ha sido una lucha muy fuerte, pero ha ido mejorando. Tenemos que curarlo. Chávez es muy importante para su país y para América latina", dijo, con voz algo débil, el ex presidente cubano.

Castro contó que se informa "todos los días" sobre la salud de Chávez, de 58 años, que se encuentra desde el 10 de diciembre pasado en un hospital en La Habana, reponiéndose de una cuarta cirugía de cáncer, y sin aparecer en público desde entonces.

El líder cubano -que no aparecía en público desde el 21 de octubre pasado, cuando se lo vio en fotos acompañando al ahora canciller venezolano, Elías Jaua- aprovechó su reaparición para criticar a Estados Unidos y elogiar la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), cuya presidencia fue asumida por Cuba hace una semana en Chile.

En tanto, a Fidel no se lo veía en la televisión desde marzo pasado, cuando se reunió con Benedicto XVI en la visita del Papa a la isla.

"La gente es verdaderamente revolucionaria, se sacrificó de verdad. No tenemos que demostrarlo, la historia lo hará. Cincuenta años de bloqueo y no se han rendido", afirmó Fidel, que elogió la participación del 90% de los cubanos en los comicios, en los que seguramente será reelegido su hermano Raúl por un segundo -y último- mandato.

Desde que asumió el poder oficialmente de manos de Fidel en 2008, entre otras reformas económicas, Raúl introdujo un límite de dos mandatos de cinco años para los altos cargos gubernamentales, pero no permitió la legalización de otros partidos políticos ni elecciones pluripartidistas.

El sistema electoral cubano es ampliamente criticado por los disidentes, que lo tildan de "farsa" porque no hay candidatos opositores ni campaña, en un país donde los medios están controlados por el Estado. Sin embargo, Fidel salió en su defensa: "Aquí las elecciones no son como en Estados Unidos, en donde vota una minoría. No podemos dejar que eso pase nunca, porque aquí manda el pueblo", dijo.

Agencias AFP, Reuters y DPA

Cargando...