Qué es la ficción por chat, una alternativa de lectura para adolescentes

LA NACION

Papá-¿Estás en tu habitación?

Chloe- Sí, papá, ¿qué pasa?

Papá- ¿Todas las puertas de la casa están cerradas?

Chloe- No sé.

Papá- Escúchame con mucha atención. Mira por tu ventana, ¿hay un hombre abajo?

Chloe- Me estás asustando, ¿qué sucede?

Si en el celular de tu hija o hijo leés un chat inquietante similar a este no te preocupes. Cada vez más jóvenes están utilizando las aplicaciones de ficción por chat (chat fiction, en inglés). Son historias o relatos de ficción que simulan una conversación de chat. Hay de diferentes géneros, pero el suspenso, las historias románticas y las de terror son las más elegidas por el público adolescente.

En el fondo estos programas dan la sensación de estar espiando el chat de otras personas para ir conociendo historias a través de esos diálogos. De esta manera, casi sin darse cuenta, los adolescentes terminan leyendo ficción utilizando sus teléfonos celulares.

Son historias cortas, que pueden leerse en no más de cinco minutos -aunque algunas tienen varios episodios- y que permiten aprovechar esos momentos de ocio en cualquier lugar, ya que están disponible en los dispositivos que nos acompañan a todos lados.

La mayoría de las aplicaciones que ofrecen este contenido se pueden descargar sin costo, pero en muchos casos si el usuario quiere acceder a determinado contenido, como fotos y videos, tendrá que pagar para poder verlo. Además, la mayoría de las historias se bloquean cuando llegan al punto clave de la trama. Quien quiera conocer el desenlace tiene dos formas de hacerlo: o suscribirse al servicio, o esperar el desbloqueo, que por lo general tarda entre 25 a 30 minutos.

En español, y en inglés

Existen varias opciones interesantes, pero la mayoría de ellas está disponibles sólo en inglés. Entre las más populares se encuentra Hooked de Telepathic, disponible en castellano y en inglés para Android y para iOS, y cuenta con más de 20 millones de descargas. Al descargarla el usuario debe elegir entre historias de amor o de terror. Una vez elegido el género comienzan a aparecer una serie de diálogos entre dos extraños. Eso sí, en el momento de máxima tensión aparecerá un cartel donde se avisa que para continuar leyendo el usuario deberá pagar o esperar 30 minutos.

Tap - Chat Stories, de Wattpad, cuenta con diversas historias presentadas con título y fotos. A mediados del año pasado esta empresa anunció una versión actualizada para que los usuarios puedan crear sus propias historias y compartirlas. Está disponible para equipos iOS y Android.

Entre las últimas lanzadas se encuentra Leemur (en español, para Android). Este programa ofrece un menú para elegir entre historias de amor, ciencia ficción, drama, humor, misterio y terror. El tiempo de lectura de cada historia es de entre 3 y 15 minutos. En este caso los relatos se pueden leer sin costo, pero al cabo de unos pocos "toques" o clics que hacen avanzar la historia, solicitará al usuario que se registre para conocer el final de la historia.

Yarn, desarrollado por Mammoth Media, está disponible para iOS y para Android. Es similar a Hooked, pero en este caso sólo está disponible en inglés; puede servir para practicar el idioma. Para poder leer la historia completa -luego de algunos clics- hay que esperar 25 minutos o pagar 7,99 dólares al mes o 39,99 dólares al año.

Por último se destaca Scary Chat Stories - Hooked on Texts (para Android), está en inglés pero es una de las más populares y divertidas. A través de sus diálogos los usuarios pueden leer historias de suspenso que los atraparán y los hará querer leer hasta el final. Funciona igual que las anteriores, hay que esperar 25 minutos para conocer el final de la historia o ver un video publicitario, en lugar de pagar una suscripción.

Es verdad que estas historias no reemplazan a los libros, pero es una alternativa interesante para lograr el hábito de la lectura en algunos adolescentes. Eso sí, es conveniente educarlos para evitar que realicen gastos excesivos en la tarjeta de crédito en caso de que se suscriban o quieran acceder a contenido pago.

Por otro lado, es conveniente que los padres las descarguen y conozcan las aplicaciones que usan sus hijos; aunque la mayor parte es contenido apto para menores, puede "colarse" alguna historia con palabras o conceptos que no son adecuados para los más chiquitos.