Tras fiasco de Superliga clubes reforman relaciones con UEFA

GRAHAM DUNBAR
·3  min de lectura
Andrea Agnelli hablando con la prensa tras una conferencia de la Asociación de Clubes Europeos en Ginebra en septiembre del 2019. Agnelli renunció a la asociación para sumarse al proyecto de la Superliga lanzado por 12 clubes grandes de Europa y fue tildado de traidor por la UEFA y clubes italianos. (Salvatore Di Nolfi/Keystone vía AP, File )

GINEBRA (AP) — Tras el fiasco de la Superliga, la asociación que representa a los clubes europeos de fútbol tiene la oportunidad de reinventarse.

Ahora la Asociación de Clubes Europeos puede impulsar la anulación de los cambios en la Liga de Campeones que favorecían a los más ricos y poderosos, los mismos que amenazaron con destruir la estructura tradicional del fútbol.

Las decisiones que tomó la UEFA el lunes pasado para una reforma de la Liga de Campeones a partir de 2024 —36 equipos que juegan 10 partidos cada uno con una tabla de posiciones única— evidentemente favorecían a los rebeldes. Las dos posiciones reservadas para los clubes más poderosos es uno de los regalos que se pueden quitar ahora que no dominan un comité clave de la UEFA.

El domingo a medianoche, la ACE de 246 miembros perdió a 12 de los más influyentes, que renunciaron para anunciar su propia Superliga.

El proyecto se derrumbó rápidamente ante la reacción feroz de los aficionados y las ligas nacionales, los gobiernos y la UEFA, lo que dio a la ACE la oportunidad de restaurar la confianza.

“Durante la semana pasada hemos visto lo peor y también lo mejor del fútbol”, dijo el titular de la ACE, Charlie Marshall, en un comunicado el viernes. “Finalmente triunfó lo mejor”.

Lo “peor” fue obra de los clubes y dirigentes que fueron los jefes de Marshall hasta la madrugada del lunes. Ellos encabezaban la ACE en conversaciones con la UEFA para reformar la Liga de Campeones al tiempo que conspiraban para crear un rival que la usurpara.

Renunciaron el presidente de la ACE, Andrea Agnelli, de Juventus, y el vicepresidente primero, Pedro López, de Real Madrid. A ellos se sumó el miembro de la junta directiva Ed Woodward, de Manchester United.

Ellos y los otros nueve fundadores de la Superliga habían renunciado a su membresía para liberarse de la promesa de la ACE a UEFA —firmada por Agnelli en 2019— de que no participarían en una competencia rival.

Observadores e incluso miembros de ACE sospechaban que la unidad y democracia proclamadas por el grupo de 55 naciones eran una fachada para ayudar a unos pocos clubes poderosos a conseguir lo que querían.

Reinaba una sensación de traición entre los miembros a quienes Agnelli les había dicho, según ellos, que la ACE era más importante para él que Juventus. La familia Agnelli es la dueña de Juventus desde hace más de un siglo.

Para el miércoles la Superliga estaba en ruinas, las reputaciones de los conspiradores habían caído por tierra y la ACE se apresuró a renovarse.

Paris Saint-Germain y Bayern Munich, que se habían negado a participar de la Superliga, encabezan ahora un equipo de conducción provisorio de seis miembros. Uno de ellos es el presidente del Ajax, Edwin van der Sar, el popular exarquero de Man United y Juventus.

“Esto podría ser lo mejor que le ha sucedido al fútbol”, dijo Olivier Jarosz, un exdirectivo de la ACE cuya consultora Club Affairs asesora a directivos en toda Europa. “Ahora se trata de restaurar la confianza y la credibilidad”.