Fiasco en Madrid prolonga tormento del City en la Champions

·4  min de lectura

Ha pasado a ser la imagen perpetua de Pep Guardiola en las noches trascendentales de la Liga de Campeones con el Manchester City.

Cada vez que se le ve en el banquillo, inclinándose hacia atrás y cubriéndose el rostro por la amargura.

Se repitió el miércoles en Madrid, testigo de otra debacle de su equipo en un torneo para el que fue contratado para ganar. Y sigue sin poder lograrlo.

Después de todo, el City estuvo al frente en el marcador global de la semifinal contra el Real Madrid desde el segundo minuto del partido de ida hasta los 90 minutos del compromiso de vuelta.

Todo se derrumbó en medio de un absoluto caos.

¿Deber cargar Guardiola la culpa de que los jugadores del City quedaron pasmados al dejarse encajar dos goles en un lapso de 90 segundos para acabar en un prórroga?

¿O tuvo el City la mala fortuna de volver a estar en el lado aciago de otra noche loca en la Liga de Campeones?

Esta derrota 6-5 en el global ante el Madrid se suma a otros fiascos del ciclo Guardiola. Incluye la eliminación en octavos de final ante el Mónaco en la primera temporada de Guardiola con el club inglés, siguiendo con caídas en los cuartos de final ante Liverpool, Tottenham y Lyon entre 2018-20, y perder mansamente ante Chelsea en la final de 2021.

El cóctel de mala suerte, falta de puntería y cuestionadas alineaciones debe tener a los hinchas del City con la sensación de que su club no podrá alzar el máximo trofeo de Europa bajo la dirección del hombre que es considerado como el mejor técnico del mundo, y pese a la inversión a manos llenas de los dueños de Abu Dabi.

"Estábamos tan cerca", dijo Guardiola calmadamente tras el partido. "Hemos hecho grandes cosas, nos ha faltado al final. Estamos aún aquí, ya veremos en el futuro”.

Sus detractores resaltarán que Guardiola no ha podido ganar la Liga de Campeones sin Lionel Messi. Guardiola lleva 11 años esperando por conquistar el torneo desde la segunda de sus consagraciones con el Barcelona de Messi (2009 y 2011).

Y esos mismos detractores también apuntarán a sus decisiones durante el segundo tiempo ante el Madrid, argumentando que le pasaron factura al City como ocurrió con cuestionables cambios ante Liverpool en 2018, Lyon en 2020 y Chelse el año pasado.

¿Fue medroso al sacar a Kevin De Bruyne (a los 72 minutos), Gabriel Jesús (78) y Riyad Mahrez (85) y permitirle al Real Madrid tomar la iniciativa en la locura del tramo final? Algunos dirán que fueron cambios justificados y que los jugadores que ingresaron — Ilkay Gundogan, Jack Grealish y Fernandinho — tenían la experiencia, personalidad y calidad técnico para sostener el resultado.

Gundogan, por ejemplo, gestó el gol de Mahrez a los 73 minutos que puso al City arriba por dos goles en la eliminatoria. Grealish pudo marcar dos veces, pero su grito de gol fue ahogado por el despeje de Ferland Mendy en la raya y los tacos del arquero Thibaut Courtois.

De repente en esta ocasión, la culpa debe caer no en Guardiola sino en sus jugadores. O sencillamente el Madrid consumó otra memorable remontada. Se puede creer que el club español tiene como destino inscribir su nombre en el trofeo — extendiendo a 14 su cuenta récord — al dejar en el camino Paris Saint-Germain, Chelsea y ahora el City en una marcha llena de dramatismo hacia la final contra Liverpool el 28 de mayo.

De cara al futuro, Guardiola tendrá otra oportunidad para ganar la Champions con el City, ya que su actual contrato expira al final de la próxima temporada. Quizás puede contar con Erling Haaland, el atacante noruego que suena para llegar al Etihad procedente del Borussia Dortmund y así atrapar un título que ha resultado ser tan esquivo.

No cabe duda que el City necesita un artillero de garantías luego que optó por gastar en un volante creativo, Grealish, en vez de un centrodelantero para reemplazar a Sergio Agüero.

En lo que resta de la temporada, Guardiola procurará que sus jugadores se sacudan del fiasco europeo y defender el liderato en la Liga Premier.

El City aventaja por apenas un punto a Liverpool con cuatro fechas por delante, la primera de local ante Newcastle este domingo, para luego cerrar contra Wolverhampton, West Ham y Aston Villa. Cuatro victorias y el City revalidará el título, su sexto en 11 años y el cuarto en seis años con Guardiola.

Reinar en la Premier no ha sido un problema para el City y Guardiola.

Pero la Liga de Campeones es otra historia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.