Fey es feliz con saber que su música ha sido el soundtrack de muchos

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 13 (EL UNIVERSAL).- Momentos difíciles, intensos y otros llenos de felicidad, han formado la trayectoria artística de Fey, pero asegura que por muy duros que fueren los abraza y es feliz con saber que su música ha sido el soundtrack de la vida de muchos que han atravesado por lo mismo y han crecido con ella. "Celebro mi aniversario compartiéndolo todo, abriendo el corazón cantando canciones que para mí representan momentos muy fuertes de mi vida, otros momentos increíbles del comienzo (de mí carrera) que son pura alegría y otros intensos, creo hay un poco de todo, creo que es pasar por todos esos ciclos, esos momentos que hemos vivido juntos y que seguirán pasando, y seguirá habiendo cosas nuevas, pero más que enfocarnos en todo lo que vendrá, es hacer esa remembranza de hace 26 años que empezó esta historia, tenemos que celebrarlo con todo", comenta la cantante.

La cantante conmemorará su aniversario 26 el próximo 30 de abril mediante un streaming, haciendo recordar a todos sus seguidores aquellos momentos en donde se ponían la dona de cabello en la muñeca, o el pañuelo, con aquellos éxitos noventeros como "Media naranja”, "Azúcar amargo", "Muévelo", "Popocatépetl", entre otros.

"Quiero hacer recordar a la gente, cuando cantaban esas canciones, cuando tenían cierta edad y recordar, porque hacerlo te lleva a lugares increíbles, la imaginación es lo máximo y se puede volver a sentir lo mismo lo que antes sentías. Pero sí, mi vida ha sido una historia compartida, somos familia, así me ha hecho sentir el público, los que nacieron, crecieron conmigo, nos vestimos igual, cantamos igual, sentimos igual, somos parte de una generación que ahora dio toda la vuelta y está en un mundo de redes, por ejemplo, que antes era inexplicable si nos lo comentaban y ahora es lo máximo es nuestra forma de convivir y estar conectados", expresa.

Enfatiza que los éxitos que la han acompañado no hubieran sido posibles sin haber combinado su vida personal, porque, aunque muchos desean separar su carrera artística con lo privado, para ella todo fue un conjunto que la mantuvo en equilibrio. "Para mí, ir transformándome como artista es ir viviendo, yo creo que viví las etapas muy naturales, fui pasando cada uno de los momentos que me regaló la vida, en ese momento las canciones, las etapas de mi vida personal, todo fue combinando para llevar la música que he llevado, siempre ha tenido lógica lo que he estado haciendo con lo que estoy viviendo yo por dentro y siempre siento que tiene que ser algo que tenga muchas ganas de compartir y nunca hacer por hacer, siempre tiene que tener un por qué", dice.

En todo esto también entra su etapa como madre, que hace que su niña interior siga viva y llena de sueños. "Mi niña interna está feliz de la vida jugando con las mariposas, con los animales que conoce en la naturaleza, está jugando con mi otra niña, que creo que ahora yo soy más niña que mi nena de 10 años, que es un ser que me recuerda eso, a sorprenderme de todo, la belleza de lo que es la inocencia, que nunca hay que perderla, mi niña interna sigue jugando y amando todo lo que hace como cuando era esa pequeñina de 1995", expresa.

Además, adelanta, que sigue trabajando en nuevos proyectos, nueva música, que espera algún día pueda ver la luz. "Sigue habiendo mucha música cocinándose, en estos momentos estamos muchos artistas haciendo música, haciendo lo que amamos en nuestros refugios, por llamarlos así, en nuestro espacio, construyendo cosas que en algún momento puedan ver la luz, ya sea en el mundo digital, ojalá muy pronto sea en vivo y directo y cerquita, pero si estoy preparando muchas cosas nuevas y disfrutando el proceso y al mismo tiempo viviendo mucho, estando con mi hija y cantándole muchas canciones", informa.

Y aunque su público, la mayoría son de los noventa, dice que la hace muy feliz que las nuevas generaciones se acerquen a su música y que la hagan parte de su vida. "Es un regalo de la vida impresionante, jamás me imaginé nada de lo que iba a pasar en mi vida artística, solamente soñaba con cantar, con que la gente me permitiera escucharme en sus casas, en sus radios en ese entonces, eso era un sueño, ahora imagínate si me hubieran dicho en ese entonces que iba a ser parte del soundtrack de la vida de personas y acompañarlos en sus momentos especiales, en sus memorias, es algo que no tiene nombre y me siento muy agradecida por eso y ojalá siga la historia sí mucho tiempo más.

"Sobre todo es hermoso ver a las nuevas generaciones escuchando tu música a través de sus familias, creo que es mágico pasar de generación en generación, me siento muy agradecida por eso, sobre todo ver que en mis conciertos no existe la edad, podría haber una niña bailando o su abuelita, su tío, era algo increíble y eso siempre ha pasado", dice.