Los festivales de música de verano, en alerta y a la espera de su posible autorización

Mauro Apicella
·5  min de lectura
Los recitales también quieren tener, con protocolos, un lugar en la agenda del verano
Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Lima

Si bien el streaming y los autoshows están funcionando cada vez más, existe una gran expectativa por lo que sucederá con los recitales presenciales con protocolos durante el próximo verano, especialmente en los lugares turísticos de la Argentina. Si bien seguramente los ciclos de música gratuitos y al aire libre, generalmente organizados por los municipios tendrán que quedar, por cuestiones sanitarias, para la siguiente temporada, el sector privado aportaría ofertas de entretenimiento si la pandemia lo permite.

Poner a punto una obra teatral para una temporada de verano puede llevar varios meses de preparación. Producir un recital quizá no demande tanta antelación pero un festival de música sí. Armar una grilla de al menos 30 shows toma varios meses y también necesita definiciones al respecto. Tanto para los clásicos festivales de folklore, como los ciclos de recitales auspiciados por importantes marcas y los shows independientes. Porque también habrá que tener en cuenta que, desde marzo hasta ahora, fueron muchos los shows programados con anterioridad y presentaciones de discos que debieron ser cancelados. Y, quizás, con el flujo de gente que tienen los lugares turísticos, aun con estrictas normas de protocolo puede ser una gran herramienta de promoción para un solista o grupo apoyar en vivo el lanzamiento de un último álbum, por ejemplo.

Adele reapareció en Saturday Night Live, cantó sus clásicos y habló de su cambio de look

"Obviamente nosotros estamos alertas y atentos a lo que se vaya a ir autorizando para programar eventos o las funciones que tenemos suspendidas. Pero a la espera de previsiones sobre capacidad de cada autorización", dicen desde PopArt, productora que trabaja con un variado catálogo de artista de la música local.

También están a la expectativa de decisiones los responsables de festivales como el Cosquín Rock o el Festival Nacional de Folklore de Cosquín, que es un emprendimiento municipal, aunque le aporta cada enero importantes ingresos a vecinos y comercios de la comuna del Valle de Punilla.

Festival de folklore de Cosquín
Fuente: Archivo - Crédito: Diego Lima

Rock en las sierras

En agosto pasado, luego del Cosquín Rock Festival Online, que dio el puntapié a los recitales en vivo transmitidos en streaming en cuarententa, el productor José Palazzo dio su perspectiva sobre la vuelta a los shows presenciales y la dificultad de usar, por ejemplo, tarimas para mantener el distanciamiento social, como estaba ocurriendo en algunos festivales europeos. Con típico humor cordobés respondió de esta manera: "Lo veo difícil porque después del segundo fernet tu tarima es mi tarima". Pero este año la pandemia hace que todo cambie de manera vertiginosa y apenas pasados dos meses de aquel festival vía streaming la perspectiva puede ser otra: "Han habido modificaciones con respecto a las aperturas. Estamos pendientes de lo que dicte nuestra provincia para la temporada de teatros de Carlos Paz. Los espectáculos al aire libre con capacidad limitada podrían llegar a funcionar pero no es algo que sepamos a ciencia cierta. No hay nada firmado -explica Palazzo-, aunque hay una importante comunicación al respecto. También creemos que van a empezar los espectáculos con poquita capacidad. En principio descarto que se pueda hacer Cosquín Rock en febrero. Lo que no descarto es que se pueda hacer un poquito más adelante. A lo mejor en marzo o abril dependiendo de la situación de la pandemia y de la vacuna. No está muerto quien pelea, aunque, por como están dadas las circunstancias, yo veo difícil que podamos hacer el Cosquín en febrero". Mientras tanto, su productora continúa explotando la plataforma de streaming que se utilizó para el Cosquín Rock virtual, con eventos privados.

El folklore y sus hábitos

Entre los festivales del verano cordobés, el que tiene más complicaciones para realizarse en su formato habitual es el de doma y folklore de Jesús María, por la parte relacionada a la destreza con los caballos donde hay roces y contactos. El resto -incluso el tradicional de Cosquín- podrían realizarse siguiendo los mismos protocolos que se analizan para las obras de teatro, los recitales y shows. Es decir, menos gente, burbujas, distanciamiento y barbijos.

Todas las fuentes consultadas por LA NACION coinciden en que no quieren adelantar detalles de cómo podrían realizarse los espectáculos para no generar "falsas expectativas". En el caso del Festival de Doma y Folklore de Jesús María, hasta hace tres meses el presidente de la comisión organizadora, Nicolás Tottis, repetía que "sin vacuna y sin cura" no se podía realizar. Ahora, analizan un formato diferente al tradicional.

El esquema habitual incluye un significativo movimiento de domadores y tropillas de todo el país y semanas previas en las que, en las distintas provincias, se avanza en las clasificaciones. A esa dinámica se les suma la de los artistas. En ese sentido, se baraja la posibilidad de que no haya doma pero sí música. Cabe recordar que Jesús María abre la programación anual de festivales.

En el caso del Festival Nacional de Folklore Cosquín 2021, el intendente Gabriel Musso admitió que están trabajando en los protocolos y hay contactos con los artistas para preparar una grilla tentativa, pero reconoció que hasta el momento no tienen señales de las autoridades de Nación ni de Provincia.

"Existe buena voluntad de parte de los artistas y creo que los gobiernos nacionales y provinciales tienen intenciones para llevar adelante", dijo Musso y enfatizó que los solistas y grupos más convocantes están "dispuestos a venir".

Finalmente abrirán los teatros en la costa atlántica, mientras la Ciudad trabajará en un plan similar

A diferencia de otros años, desde los dos festivales más tradicionales de Córdoba señalaron que no hay problemas de "espacio" en las agendas de los artistas más buscados, porque por la pandemia tampoco lograron cerrar sus presentaciones. La fecha original prevista para la nueva edición era entre el 23 y el 31 de enero.

En julio último, el Festival de Tango de La Falda se hizo por streaming, rompiendo el hielo en ese formato: hubo clases, seminarios, concursos, entrevistas con artistas y milongas. Actuaron Adriana Varela, Omar Mollo, Osvaldo Piro, María José Demare y la Típica Farabute, entre otros. La edición 37 se realizó en dos noches transmitidas por Facebook, con acceso libre y gratuito.