Los participantes de este festival de El Salvador se juegan la vida con fuego

“Quien juega con fuego se quema”, dice un dicho popular que advierte del riesgo que se corre cuando se buscan situaciones perjudiciales. Se usa en sentido metafórico, pero en una localidad de El Salvador lo llevan a la literalidad con uno de los festivales más curiosos que se celebran en el mundo.

La fiesta es conocida como Bolas de Fuego y, como su propio nombre indica, consiste en lanzarse pelotas en llamas. Estas se forman con trapos empapados en gasolina y los participantes de esta peculiar y peligrosa tradición, hombres con máscaras y caras pintadas, se las arrojan unos otros en medio de la noche iluminando el cielo.

El festival Bolas de Fuego se celebra anualmente en el pequeño pueblo de Nejapa, a unos 30 kilómetros al norte de la capital del país centroamericano, San Salvador, y conmemora una erupción volcánica que tuvo lugar en 1658 y que obligó a los vecinos a abandonar la localidad.

Más historias que te pueden interesar: