Fernando Alonso no necesita vendernos El Plan otra vez para que le queramos lo mismo

VALENCIA, SPAIN - NOVEMBER 06: F1 driver Fernando Alonso of Spain speaks to the media at the starting grid during the race of the MotoGP Gran Premio Motul de la Comunitat Valenciana at Ricardo Tormo Circuit on November 06, 2022 in Valencia, Spain. (Photo by Steve Wobser/Getty Images)
Fernando Alonso habla con la prensa durante su visita al Gran Premio de la Comunidad Valenciana de Moto GP. (Photo by Steve Wobser/Getty Images)

Pocas cosas resumen mejor lo que siente la afición española hacia Fernando Alonso que el reciente anuncio de la selección española en el que el asturiano aparece junto a destacados miembros del equipo. ¿Por qué? Porque sí. Porque es Alonso. Punto. Porque si sale Alonso en el anuncio, el anuncio es mejor y porque puede que hayan pasado dieciséis años desde su último mundial y que su coche se quede sin motor cada dos carreras, él sigue siendo un reclamo publicitario de primera.

¿Y por qué es un reclamo publicitario de primera? Porque la gente le quiere mucho más allá de sus resultados. Porque forma parte de nuestra cultura pop generacional, de nuestras alegrías, nuestros enfados y nuestras expectativas desde hace veinte años. Porque es una de esas figuras, como Rafa Nadal o Pau Gasol que unifican la afición deportiva de un país. El hombre que no acababa de caer del todo bien en las victorias (se tuvo que ir a Londres a vivir para evitar a la prensa española y su presión constante), pero con el que todo el mundo simpatiza en el sufrimiento, algo muy nuestro.

Por eso queda raro cuando el propio Alonso sale a los medios a proclamar que Aston Martin "quiere ser campeón en 2023 o 2024". Para los despistados, Aston Martin es su próxima escudería y los años que cubre su nuevo contrato son precisamente 2023 y 2024. No hace falta. Sabemos perfectamente que Aston Martin no va a ganar ningún mundial ni el año que viene ni el siguiente. No mientras esté ahí Mercedes, mientras esté ahí Verstappen y a poco que Ferrari pula sus estrategias de carrera.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

No necesitamos una nueva edición de "El Plan". Estuvo bien durante unos meses, nos reímos mucho, incluso sirvió para ver al "Nano" más relajado, más vacilón y más cercano a sus aficionados en años, pero el tiempo ha dejado claro que fue poco más que una broma pesada. Tal vez Alpine también tuviera mucho interés en ser campeón en 2022, pero el caso es que la escudería que ha arrasado ha sido la misma que en 2021... y lo que estamos viendo en las últimas carreras invita a pensar que esto va para largo y que la alternativa es el tipo que ganó seis de siete mundiales con la gorra.

Por mucho que mejore Aston Martin, parte de una posición demasiado retrasada en lo competitivo como para plantearse siquiera la más mínima opción al triunfo. Eso no es culpa de Alonso, es la realidad. Hablamos del séptimo coche de la parrilla. De un equipo que, ahora mismo, está por detrás de Alfa Romeo y que ha conseguido entrar en los puntos en solo doce de las veinte carreras. El puesto más alto ocupado por Vettel o Stroll ha sido el sexto, logrado en tres ocasiones.

Eso es ahora mismo Aston Martin, que por lo menos parece que se ha librado de la amenaza de sanción por sus excesos en el manejo del presupuesto la temporada pasada. Una escudería voluntariosa, con mucho dinero que invertir, con confianza en sus ingenieros por su amplia experiencia... pero a la que le hace falta pulir demasiadas cosas. El asunto, insisto, es que nos va a dar igual. Ya hace tiempo que nos hemos hecho a la idea de que Alonso no va a volver a ganar un mundial y probablemente no vuelva a ganar un gran premio. Si lo hace, estupendo. Si no, nos emocionaremos igual cuando adelante a tres coches en una vuelta y Lobato se levante de la silla.

Hace tiempo que la trascendencia de Alonso va más allá de lo deportivo. Por un lado, esto es una mala señal, porque indica que en ese campo hay poco que contar. Por el otro, le da una tranquilidad que se nota. Por supuesto que se frustra cuando las cosas no salen bien en la pista, lo vimos en México, sin ir más lejos, pero no estoy seguro de si hace diez o quince años se habría prestado al anuncio en cuestión. Lo dudo. No solo la afición le quiere, sino que él se siente querido. Y a los cuarenta y un años de eso se trata, también.

Vídeo | Histórico Alonso: piloto con más carreras en la F1

Otras historias que también te pueden interesar: