Fernanda Castillo y su amoroso tributo a todas las mujeres que han lactado a sus hijos

MEXICO CITY, MEXICO - APRIL 09:  Erik Hayser and Fernanda Castillo attend
Fernanda Castillo y su pareja Erik Hayser son padres de Liam, un niño de dos años (Foto: Víctor Chávez/Getty Images).

Fernanda Castillo es una mujer orgullosa de su maternidad. Su amor por el pequeño Liam salta a la vista en algunas de las imágenes que comparte en su cuenta de Instagram, y fue allí donde compartió lo difícil que fue para ella la decisión de finalizar la etapa de la lactancia.

"Escribo esto al terminar con una de las etapas que me hacen sentirme más orgullosa. Después de dos años de lactancia, Liam ha decidido que ya es un niño grande y que va a tomar mamila. Lo comparto como un tributo a todas esas mujeres que han pasado por el complejo proceso de lactar (el tiempo que sea) y de destetar, que fue el que más me costó a mí asimilar, darme cuenta de que mi bebé había crecido", escribió la actriz al pie de unas fotografías donde se le ve con el niño de dos años en diferentes momentos mientras lo amamantaba.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su mensaje recuerda el difícil momento que Fernanda y su pareja Erik Hayser vivieron poco después de darle la bienvenida al pequeño, que nació con una condición severa de frenillo lingual (membrana que sujeta la lengua por la línea media de la parte superior) que puede afectar el desarrollo bucal del bebé, además de la manera en que come, habla y traga, por ejemplo, al momento de mamar.

No solo fue esta condición física de Liam (tras casi dos años de terapia ha sido dado de alta), sino también el miedo de Castillo de alimentar a su hijo. "Yo solía ver mujeres amamantando a sus bebés y pensar que era muy fácil, después me embaracé y al empezar a investigar y escuchar las diferentes experiencias, me aterré. Me daba más miedo la lactancia que el parto".

Días después del alumbramiento, la salud de la intérprete de Viajeros se deterioró rápidamente y tuvo que ser hospitalizada con una hemorragia obstétrica, y en la unidad médica sufrió dos infartos que comprometieron la mayor parte de sus órganos. Tras su recuperación, el proceso para volver a lactar fue lento y le hizo cuestionarse si era una buena madre.

Esos sucesos también los honra en su despedida. "Mi lactancia estuvo llena de obstáculos, a veces de dolor y de toda la perseverancia de la que era capaz, pero sobre todo de momentos maravillosos de apego con Liam que se quedarán en mi memoria y de la certeza de estarle dando un regalo a su salud y a su alma".

Como último detalle de esta etapa, Fernanda atesorará en un anillo hecho con la leche que produjo, "un regalo que me recuerde siempre este proceso".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Olivia Collins cumple 65 años y luce más feliz que nunca