Fernanda Caso, de lo mejor que dejarán las elecciones en México de 2018

Cuando se tenga que hacer un balance general del proceso electoral de México en 2018, notaremos que Fernanda Caso es una de las personas que más brillaron y que por lo mismo será protagonista en la vida política del país en los años venideros.

Con apenas 26 años y bisnieta de Antonio Caso, quien fuera rector de la UNAM, formó parte del primer círculo de Margarita Zavala, excandidata presidencial independiente que decidió retirarse a la mitad de la contienda.

Fernanda Caso, representante ante el INE de la excandidata presidencial independiente, Margarita Zavala | Foto: Josué Parra / Yahoo

Al fungir como su representante ante el Instituto Nacional Electoral, prácticamente se volvió la vocera de la excandidata en mesas de debate, con un discurso tan bien estructurado que incluso había quien decía que por qué mejor no era ella la aspirante presidencial.

Egresada del Instituto Tecnológico Autónomo de México, su historia se parece en cierta a forma a la que pasó Margarita Zavala en su búsqueda por la candidatura a la presidencia por el PAN.

LEER | La generación en México que no le teme al Apocalipsis | #Elecciones2018

En el 2013 intentó competir por la secretaría juvenil del partido, cargo por el que finalmente no pudo contender por un criterio del Tribunal, que sacó la convocatoria antes de tiempo para que ella no cumpliera los requisitos, faltándole un día para poder tener los tres años de militancia que se exigían.

Tras ese trago amargo, tuvo un acercamiento con Margarita Zavala, coincidiendo con otros militantes que ya no comulgaban con las formas en que se venían tomando las decisiones al interior del PAN.

Conscientes del capital político de la exprimera dama de México, se integró a un equipo que construiría una hoja de ruta que se concretó en la búsqueda por la presidencia de México, primero buscando el respaldo del partido y después por la vía independiente al ver que Ricardo Anaya (hoy candidato presidencial por la coalición PAN/PRD/MC) lo haría imposible desde la dirección del partido.

De esta forma, si alguien puede documentar de principio a fin cómo fue la experiencia histórica de tener candidatos independientes en México para la presidencia, esa es Fernanda Caso, pues al ser representante ante el INE, tuvo que aprender una serie de procedimientos que nadie en el país sabía, porque simplemente no existían antes.

Pero además, dio cuenta de la dificultad que un candidato independiente tiene para competir contra un sistema monstruoso dominado por partidos políticos, con reglas hechas por ellos mismos para favorecerlos.

Fernanda Caso, representante ante el INE de la excandidata presidencial independiente, Margarita Zavala | Foto: Josué Parra / Yahoo

Los partidos políticos no sólo tienen muchos mayores recursos, tanto en dinero como en spots, sino que además, al poder prorratear sus gastos, hacen que sus topes de campaña sean del doble o el triple. Un candidato presidencial puede compartir gastos con otros aspirantes a senadores o diputados que aparezcan en el mismo evento, mientras un candidato independiente no tiene la posibilidad de hacerlo ni con otro independiente.

“Creo que los independientes llegaron para quedarse, es una figura que ha roto el esquema político actual, pero que la regulación vigente no les permite una participación real, salvo los casos de candidaturas locales, pero para una presidencial es imposible competir con los partidos políticos”, menciona.

Por poner un ejemplo, mientras Ricardo Anaya contó para esta elección con un total 8.6 millones de spots en radio y TV, producto de la suma de los partidos que integran la coalición, Margarita Zavala sólo tenía acceso a 115 mil.

Por ley, la publicidad para campañas en México no puede ser comprada por nadie, sino que se utilizan los tiempos oficiales de los que dispone el Estado. La distribución es hecha por el Instituto Nacional Electoral

LEER | “En verdad no sé lo que pasará el 2 de julio” – Jim Valdés, 18 años

Del total de ese tiempo aire oficial se distribuye un 30% de forma equitativa entre todos los candidatos y partidos y el restante 70% de acuerdo al porcentaje de votos obtenido por los partidos en la última elección federal.

Como los candidatos independientes, nuevos en esta elección y en la historia, no participaron en la contienda pasada, sólo tuvieron acceso al primer 30% de distribución.

El futuro que viene

Cuando hace 12 años se afilió al PAN, aún cuando su familia comulgaba más con el PRI, Fernanda Caso decidió que elegiría a la institución blanquiazul por los valores democráticos que había en su toma de decisiones. Hoy eso ya no es así, pues debido a reformas internas la figura del presidente del partido ha pasado a ser, de un representante de todos los panistas, a un ente todopoderoso que decide qué se hace y que no, sin consultar a sus bases.

“Me siento un poco desencantada con el PAN porque creo que ha perdido gran parte de ese valor democrático que yo admiraba. La democracia no sólo se ve el día de la elección, sino en toda la vida orgánica del partido.

“Yo sigo siendo militante del PAN, tendré que ver qué es lo que pasa con el partido, qué sucede en esta elección, qué sucede en la elección para el nuevo presidente, pues los estatutos marcan que debe darse en los seis meses posteriores de la elección federal. Sé que quiero seguir en política, quisiera eventualmente participar en el gobierno y tener un cargo de elección popular, porque veo a la política como un servicio pero además como una profesión que me apasiona”, puntualiza.

¿Y por quién votará para presidente? Ya no estando Margarita Zavala en competencia, Fernanda forma ahora parte de ese gran porcentaje de indecisos, por lo que su elección es una total incógnita.

La generación en México que no le teme al Apocalipsis | #Elecciones2018