Fernández ante ONU: Alerta por polarización y discursos odio

·2  min de lectura
ASAMBLEA FERNANDEZ (AP)
ASAMBLEA FERNANDEZ (AP)

El presidente argentino Alberto Fernández atribuyó el intento de homicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner a la proliferación de los discursos extremistas y violentos en sociedades democráticas y pidió a la comunidad internacional estar alerta.

Fernández se pronunció el martes ante la Asamblea General de Naciones Unidas sobre el fallido magnicidio contra la expresidenta (2007-2015) el pasado 1 de septiembre al llegar a su domicilio, un hecho de enorme conmoción política que todavía no fue esclarecido por la justicia argentina.

“En la Argentina el intento de asesinar a la vicepresidenta no solo afectó la tranquilidad pública. También buscó alterar una virtuosa construcción colectiva que el año entrante cumplirá cuatro décadas de vida”, dijo Fernández en referencia al retorno de la democracia en 1983, cuando “los argentinos construimos el acuerdo del “Nunca Más” al terrorismo de Estado y a la violencia política”.

Cuatro personas fueron detenidas por el atentado, entre ellas el hombre que gatilló una pistola Bersa contra la vicepresidenta, cuyas balas no se dispararon. Si bien los detenidos no tienen una filiación política, los peritajes en redes sociales evidenciaron nexos con grupos de extrema-derecha, a los que el mandatario argentino definió como “violencia fascista que se disfraza de republicanismo”.

Para Fernández el ataque contra la dirigente peronista tuvo su motivación en “discursos extremistas y violentos que proliferaron y encontraron tierra fértil para sembrar el sentimiento anti-político en nuestras sociedades” aprovechándose de “la desazón de la pandemia y los efectos económicos de la guerra en Ucrania”.

Fernández pidió a la Asamblea General no ignorar “las señales de alerta que hay en el planeta”.

“Quienes buscan debilitar y erosionar las democracias, tienen intereses específicos que los lleva a promover la polarización extrema. No aceptemos resignados esa situación. Generemos un enérgico rechazo global a quienes promueven la división en nuestras comunidades”, concluyó el mandatario argentino.