Tras la polémica, Fernández y Larreta bajaron la tensión

Santiago Dapelo

Alberto Fernández, hoy, camino al CCK

"Alberto, Alberto...", las dos agentes de tránsito de la ciudad apuraron el paso detrás del Presidente. En medio de una decena de personas que le pedían inmortalizar el recuerdo con una selfie, un colaborador del jefe del Estado le marcó a las trabajadoras porteñas. Alberto Fernández frenó su marcha rumbo a la Casa Rosada y se sacó la fotografía, una suerte de anticipo de lo que minutos después se transformó en un mensaje conciliador que buscó bajar la tensión con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Horas después de que la Casa Rosada difundiera que la disminución de la coparticipación que recibe la ciudad de Buenos Aires podría ser de al menos un punto, el Presidente negó que haya un enfrentamiento con el gobierno porteño.

"Está todo bien con la Ciudad, estamos conversando. No sé por qué la noticia se difundió de ese modo. Estamos hablando. Todos saben que tenemos que ajustar y ordenar cuentas, ya lo hablé con el jefe de gobierno porteño. Él [Rodríguez Larreta] lo entiende y vamos a trabajar juntos, no hay por qué sobresaltarse", dijo el Presidente ayer a los medios acreditados en la Casa de Gobierno en la galería de los bustos presidenciales.

Así, buscó bajar el tono a la polémica y enviar un mensaje conciliador a Rodríguez Larreta, que siguió en las últimas horas los avances de la inminente medida del gobierno nacional con preocupación.

Igualmente, el jefe de gobierno porteño buscó mostrarse conciliador, en línea con el Presidente.

"Quiero ratificar una vez más mi vocación de seguir manteniendo un diálogo constructivo e institucional con el gobierno nacional. Hay muchos temas que tenemos que coordinar y trabajar en conjunto", escribió Rodríguez Larreta en su cuenta de Twitter.

"Mi responsabilidad como jefe de gobierno es, entre otras, garantizar los servicios y el buen funcionamiento de la ciudad -agregó-. Y, sin dudas, la mejor manera de lograrlo es a través de la búsqueda de consenso". Y finalizó: "Vamos a seguir avanzando en este sentido para encontrar entre todos la mejor forma de trabajar por el bien común de los argentinos".

Como adelantó ayer LA NACION, la disminución de la coparticipación -para la Capital se define por decreto- podría ser de al menos un punto, lo que equivale a más de 30.000 millones de pesos.

La decisión de Fernández apunta a retrotraer, cuatro años después, una parte del aumento que dispuso Mauricio Macri en enero 2016 con el argumento de que debía financiarse la creación de la policía porteña y absorber el costo del traspaso de la Federal.

El jefe del Estado explicó que la Capital, distrito que gobierna el macrismo, "es el único que se llevó coparticipación secundaria, una parte que le corresponde a la Nación". Y agregó: "Ninguna otra provincia se llevó eso".

Pese a las diferencias políticas, el Presidente descartó que la posibilidad de rebajar el dinero que recibe la ciudad se trate de una cuestión relacionada con que Rodríguez Larreta es uno de los referentes de Pro.

"No tiene que ver con una cuestión política, eso es absolutamente falso. Nosotros tratamos de poner en orden las cuentas del Estado nacional, que han quedado bastante desordenadas y una de las causas de ese desorden fue lo que la Nación le cedió a la ciudad por su propia voluntad", manifestó el mandatario.

En las conversaciones que el Gobierno mantiene con la administración de Rodríguez Larreta hay un punto central, la ampliación de coparticipación que recibió el gobierno porteño por el traspaso de la Policía Federal. En 2016, cuando se firmó, Macri resolvió que el porcentaje que recibe la ciudad pasara de 1,4 por ciento a 3,75 por ciento sobre el total de recursos que se distribuyen entre las provincias. Después lo bajó a 3,5%.

"Esa es la discusión [por el traspaso de la Policía Federal], pero la vamos a resolver. Es algo que tenemos que conversar, pero estoy seguro de que lo vamos a resolver", dijo, entusiasmado, el Presidente.

Cuando se cumple un mes de su arribo al Poder Ejecutivo, Fernández dijo que el balance "es positivo". Y añadió: "Hemos logrado tranquilizar la economía y hemos puesto en marcha algunos proyectos para la recuperación del trabajo y la inversión. Hemos logrado los objetivos que nos propusimos".

"Estoy contento -siguió el jefe del Estado- porque lo que dijimos lo cumplimos. El orden y las cuentas del Estado no las van a pagar los que menos tienen. Y les pido a los que tienen que hacer el aporte que no se enojen, que entiendan en la situación que estamos. Hubiéramos querido no pedirles tanto, pero la situación es así".

En este punto, el Presidente negó que las medidas económicas, incluidas en la ley de emergencia económica aprobada por el Congreso, afecten a la clase media.

"Cuando vean cómo se reactiva la economía porque los sectores más bajos empiezan a consumir, van a ser los más beneficiados. Mover el mercado interno es central. Si el consumo se cae, la producción se cae", describió Fernández.

Coparticipación en cifras

El presupuesto del gobierno porteño, amenazado

480.833 millones de pesos. Es el presupuesto para 2020 de la Legislatura de la ciudad3,5% coparticipación de la ciudad. Sobre los fondos que la Nación gira de manera automática a las provincias -7,5% del presupuesto porteño . Representa la baja de un punto de los fondos coparticipables 36.000 millones de pesos. Es la suma que dejará de recibir la ciudad

La caminata compartida con Grabois

En medio de la polémica entre el Gobierno y la Ciudad por la coparticipación porteña, el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y el dirigente social Juan Grabois recorrieron anteayer la villa 20?. Lo hicieron acompañados por la ministra de Desarrollo y Hábitat de la ciudad, María Migliore, y el presidente del Instituto de la Vivienda, Juan Maquieyra, que oficiaron de intermediarios para el encuentro. "Queda mucho por hacer y aprender. Está bueno hacerlo desde la diversidad", escribió Maquieyra en Twitter.