Fernán Quirós fue al Hospital Fernández para visitar a los heridos del incendio en Recoleta y debió auxiliar a una persona con un ataque de epilepsia

·2  min de lectura
Quirós asistió a una persona que convulsionaba
Quirós asistió a una persona que convulsionaba - Créditos: @LN+

Un nuevo hecho dramático tuvo lugar este mediodía, cuando el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, debió asistir a una persona que comenzó a convulsionar en las escalinatas del Hospital Fernández producto de un ataque de epilepsia. El funcionario dio con la situación después de bajar del auto oficial con el se trasladó hasta ese centro médico para visitar a los heridos del incendio que se cobró cinco vidas en un edificio de Recoleta.

La situación fue captada por las cámaras de LN+, que mostraron cómo Quirós se acercó a un paramédico del SAME preocupado por el estado de un hombre que, tras sufrir un problema de salud sorpresivo, cayó por las escaleras de la entrada de la clínica en donde se encuentran hospitalizadas nueve de las víctimas del trágico suceso. Por fortuna, tras unos minutos de incertidumbre, el hombre finalmente logró pararse por sus propios medios, aunque con evidente dificultad.

Incendio trágico

Bomberos de la Ciudad trabajaron este jueves por la mañana en el incendio de un departamento del barrio porteño de Recoleta. Según las primeras informaciones, el fuego se registró en los pisos séptimo y octavo del edificio, que en total tiene 14 plantas y que está ubicado en Ecuador al 1022, a metros de la Avenida Córdoba y contiguo a una estación de servicio.

El titular del SAME, Alberto Crescenti, precisó que “pese a los esfuerzos para reanimarlos” ya hay cinco muertos -tres menores y dos mujeres adultas- y 35 personas trasladadas a hospitales porteños. Parte de los afectados pertenecen a la comunidad judía.

Incendio en Recoleta: cómo es la zona dónde ocurrió la tragedia, uno de los puntos de residencia de la comunidad judía

LA NACION pudo averiguar a través de fuentes del Ministerio de Salud de la capital que dos de los niños que murieron tenían tres años, mientras que el otro tenía ocho. En tanto, las mujeres tenían 19 y 49 años.

“Una de ellas falleció en el Hospital Ramos Mejía y otra, en el Hospital Fernández. Se hizo lo imposible para sacarlas de esa situación, pero fue imposible por la cantidad de humo que se inhaló”, sostuvo Crescenti. En tanto, las autoridades consignaron que los niños que murieron vivían en el piso 7, de donde fueron retirados con vida, pero llegaron fallecidos al Hospital Gutiérrez. “Uno de los chiquitos fue alcanzado por las llamas”, dijo el médico.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.