Femicidio en Martindale. "Vengo a buscar unas cosas", dijo la víctima antes de ser asesinada por Neuss

Gabriel Di Nicola
·3  min de lectura

"Vengo a buscar unas cosas", dijo Silvia Saravia poco antes de ser asesinada por su esposo, el empresario Jorge Neuss, que luego se mató de un tiro en la sien tras cometer el femicidio. La mujer, apasionada del arte, lo dijo al regresar a la casa familiar del country Martindale después de haber dormido en lo de su hija Lucila, en otra propiedad de ese barrio cerrado de Pilar. Se había ido la noche anterior, después de una pelea con su marido.

Así lo reconoció en su declaración testimonial una de las empleadas domésticas que estaban en la casa donde ocurrió el brutal homicidio, el sábado de la semana pasada. Las palabras de la víctima, de 48 años, confirman lo que había dicho como testigo Lucila Neuss: la hija del matrimonio había revelado la existencia de una discusión previa que llevó a su madre a ir a dormir a su casa la noche previa al femicidio.

Para los investigadores del homicidio de Saravia, las palabras de aquella testigo robustecieron la principal hipótesis seguida desde un primer momento: que fue un femicidio seguido de suicidio, en un contexto de desavenencias graves en la pareja.

Tecnosecuestro: negociaron el rescate desde Colombia y Venezuela y exigieron el pago en bitcoins

El femicidio de Saravia es investigado por la fiscal María José Basiglio, de la Unidad Funcional Especializada (UFE) en Violencia de Género de Pilar. La representante del Ministerio Público Fiscal escuchó hoy las palabras de la empleada doméstica, que declaró como testigo por segunda vez.

En la primera oportunidad, quizá por el shock de lo vivido, no había hecho referencia a la discusión del matrimonio la noche del viernes 6 de este mes y tampoco a que Saravia se había ido en su auto. Pero en esta ocasión contó todos los detalles que recordaba.

"La testigo dijo que hubo una discusión, una pelea, de la que no sabe los motivos, y que Saravia se fue en su auto sin decir nada", dijo la empleada doméstica. La situación se habría producido después de la cena, pasadas las 22, quizá cerca de las 23.

Femicidio en Martindale. La tristeza oculta de Silvia Saravia, según sus amigos del mundo del arte

A la mañana siguiente, entre las 10.15 y las 10.20, Neuss pidió que le llevaran el desayuno a la habitación, como era habitual. En ese momento la empleada supo que Saravia no había regresado a la casa.

Pocos minutos después de las 12,según la testigo, Saravia volvió y dijo: "Vengo a buscar unas cosas" y después subió al dormitorio en suite, donde estaba Neuss.

La especulación es que "las cosas" que había ido a buscar eran ropa para irse de la casa por más tiempo.

La testigo dijo que unos diez minutos después de eso escuchó un sonido, "un ¡pack!" y después otro ruido similar. No los definió como disparos. Ahora se sabe que en ese momento Saravia ya estaba muerta, después de haber intentado defenderse del ataque de su marido, que agonizaba.