Femicidio de Florencia Romano: investigan un llamado al 911 que pudo haber evitado el crimen

LA NACION
·2  min de lectura

Después de que se confirmara que el cuerpo hallado en una acequia, envuelto en mantas, era el de Florencia Romano, la niña mendocina de 14 años que había desaparecido el sábado pasado tras pasar la tarde en la casa de una pareja de adultos que conoció por las redes sociales, un nuevo dato alertó a todos: una mujer había hecho un llamado al 911 el mismo día de su desaparición, pero fue ignorada. Ahora, las autoridades trabajan sobre ese aviso para determinar si pudo haber sido clave para evitar el femicidio.

El jefe de fiscales de Homicidios de Mendoza, Fernando Guzzo, explicó que la línea de emergencias recibió un llamado en el que una mujer pidió ayuda y alertó sobre una pelea en una casa. Sin embargo, la persona que atendió la comunicación desestimó la advertencia.

Femicidio de Florencia Romano: confirman que el cuerpo hallado es de la niña mendocina

"El sábado a las 18.58 había entrado un llamado al Centro Estratégicos de Operaciones (CEO) que no se le dio el curso y eso se está investigando", dijo el jefe de fiscales, según consignó el diario Los Andes.

Este jueves, las autoridades provinciales encontraron un cadáver y horas después confirmaron que se trataba de Florencia Romano. La joven fue hallada en las inmediaciones de un frigorífico en la comuna de Maipú, a tres kilómetros de la casa del matrimonio imputado: Pablo Ramón Arancibia (33) y Micaela Estefanía Méndez (27).

#AmigoDateCuenta: la campaña que le habla a los varones para frenar la violencia de género

Si bien todavía no se conoce oficialmente la causa de la muerte, fuentes de la causa indican que Florencia se resistió a un ataque sexual, por lo que fue degollada y luego quemada, para borrar rastros. De hecho, el imputado tiene rasguños en su cuerpo, lo que mostraría también que la víctima intentó defenderse. Asimismo, la pareja del hombre podría quedar desligada del caso, ya que no habría estado en la vivienda al momento del asesinato.

De acuerdo con la investigación, la adolescente se contactó con Arancibia a través de Instagram. Fue ahí que él la engañó para que fuera asu casa. Durante los operativos de búsqueda de Florencia y mientras se avanzaba con la pesquisa se conocieron chats que el imputado mantenía con diversas chicas, a quienes les ofrecía dinero y alcohol.