Femicidio de Florencia Romano: crece la indignación social y la tensión política por las fallas en el sistema en Mendoza

Pablo Mannino
·4  min de lectura
Autoridades mendocinas recorrieron las áreas de la Legislatura provincial que más daños tuvieron durante el ataque producido en la marcha NiUnaMenos.
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

MENDOZA.- El asesinato de Florencia Romano, la niña de 14 años que había desaparecido en la casa de una pareja que conoció por las redes sociales, no deja de revelar las fallas del sistema de seguridad oficial y de poner sobre la mesa una tensión política creciente, ya que el gobierno provincial se ha focalizado en los destrozos de edificios públicos que se produjeron tras la marcha NiUnaMenos , pero sin ahondar en las causas del conmocionante femicidio.

Florencia Romano tenía 14 años; hay dos detenidos por el brutal crimen.
Fuente: LA NACION

Mientras el Ejecutivo apunta a una pequeña agrupación política como responsable de los desmanes durante la manifestación, por lo que avanza en la Justicia su posición como querellante en la causa por los destrozos, la oposición exige respuestas frente al brutal homicidio de la adolescente, teniendo en cuenta que hubo un llamado de alerta de un vecino sobre violencia de género en la casa del acusado, pero la Policía desestimó la comunicación, considerando que se trataba de una broma.

De hecho, el arco político contrario al gobierno considera que el oficialismo busca que la dramática situación se corte por el hilo más fino, cargando toda la responsabilidad en la operadora del 911. "Para nosotros todo funcionó perfecto. Se trató de un error humano y muy grave. La mujer policía será echada de la fuerza", indicaron a LA NACION fuentes del Ministerio de Seguridad.

Policías evalúan los daños producidos por las llamas en la Legislatura provincial. Se estima que en los edificios públicos atacados la reparación costará más de 50 millones de pesos.
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

Las imágenes que empezaron a circular por todo el país con parte de la Legislatura y de la Casa de Gobierno en llamas recién hizo reaccionar a las autoridades cuando se terminó la embestida. Así, durante la jornada del viernes, en ningún momento se puso resistencia a quienes protestaban y menos aún se desplegó a efectivos policiales para contrarrestar los ataques a los edificios públicos.

Por eso, pasado el caos, el sábado, con puertas ventanas, algunas paredes, techos, mobiliario y artículos electrónicos consumido por el fuego, desde las reparticiones oficiales se encargaron de cuantificar daños, que superarían los 50 millones de pesos, y de contactar personal para comenzar con las reparaciones, las cuales se iniciaron este domingo.

De esta manera, con un Ejecutivo empeñado en restaurar y restablecer la funcionalidad de los espacios oficiales, el justicialismo salió con los tapones de punta a exigir explicaciones de lo ocurrido con la menor de edad, quien fue encontrada degollada en una acequia, envuelta en sábanas. Entre otros puntos, exigen la renuncia del ministro de Seguridad, Rául Levrino y del jefe de la Policía de Mendoza, Roberto Munives, tanto por la falta de acción para atender la demanda de seguridad ciudadana como para contener la protesta.

Por el crimen, se encuentran imputados y detenidos Pablo Arancibia (33) y Micaela Méndez (27), el matrimonio que Florencia conoció por Instagram y que luego pactó conocer el sábado en la vivienda de ellos, ubicada en Maipú. De hecho, todo indica que el hombre fue el autor del femicidio, al tiempo que se esperan nuevas pericias para determinar si la mujer estaba en el hogar la tarde del ataque, cuando la niña intentó defenderse de una agresión sexual.

Para el Gobierno, los desmanes producidos en los edificios fueron protagonizados por un pequeño grupo de "extremistas" en una marcha "pacífica". El ministro de Gobierno, Víctor Ibáñez indicó que el vandalismo tergiversó el "espíritu de la marcha", mientras que el vicegobernador se limitó a reconocer que el "Estado falló", aunque no se han determinado responsables políticos.

La Casa de Gobierno también fue atacada el viernes por los manifestantes que reclamaban justicia por el femicidio de Florencia Romano.
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

Para el Frente de Todos, el Gobierno habla sobre "roturas materiales con las que nadie puede estar de acuerdo, sin emitir una palabra sobre el femicidio". Por eso, indicaron: "Esperábamos una respuesta que claramente no la pueden proporcionar los mismos funcionarios que son responsables de la desidia con la que actuó el 911 y la consecuente inacción del sistema de seguridad". En este sentido, el justicialismo dejó en claro que no tratarán ningún proyecto en la Legislatura hasta que los funcionarios den explicaciones en la Casa de las Leyes, al tiempo que esperan un pronunciamiento del gobernador, Rodolfo Suárez, ya que aseguran que ha tratado el caso como "uno más; como si nada hubiera ocurrido".

"Estamos solicitando que Florencia Romano no sea un caso más. ¿De verdad estamos frente a un Gobierno que se preocupa por las puertas y la pintura de un edificio?", disparó Lucas Ilardo, jefe del bloque de senadores justicialistas.