Estoy feliz porque pronto voy a abrazar a mi nieta

Luisa Beatriz Robles Chávez
·2  min de lectura

Newsweek Baja California comparte los testimonios de adultos mayores que fueron vacunados este sábado 27 de marzo contra el COVID-19 en Tijuana. A continuación narra Luisa Beatriz Robles Chávez, de 60 años, quien recibió su primera dosis en la Escuela Primaria F. Martínez. El texto fue editado para facilitar su comprensión.

*

Estaba temerosa pero ahorita estoy feliz porque ya tengo mi vacuna. Podré regresar a mi trabajo y abrazar a mi nieta.

Estoy esperando luz verde para regresar a trabajar, porque a nosotros nos resguardaron. A mis nietos los he visto solamente una vez en un año porque yo estaba temerosa y angustiada.

A los adultos mayores nos dijeron que nosotros éramos los más probables de poder contraer esta enfermedad, así que estuve siempre en mi casa, y ahorita tengo la esperanza de ya poder abrazar a mis nietos.

Ya puedo estar un poquito más segura, que es lo más importante para una persona. La vida no la tenemos comprada, pero lo que sí estoy segura es que Dios nos va a recoger cuando él quiera y yo estoy en sus manos.

Todos los días compro el periódico y ahí vi que a partir de hoy iban a aplicar vacunas en una escuela. Fui primero a mi clínica del IMSS, que está aquí a un lado, y me dijeron que ya estaban aquí haciendo fila acá.

Me estaba desmayando, tenía casi 3 horas afuera y una señora de la fila me dijo vaya y dígales que se siente muy mal. Los médicos me pasaron y estoy aquí muy feliz.

Me estoy preparando para un nuevo cambio de vida. Va a ser muy diferente, todo ha cambiado. El trabajo, las personas…

Ayer no podía dormir. Me levanté tres veces en la noche y las tres veces pensando: me iré, me iré temprano. No sabía cuánta gente iba a venir, pero valió la pena porque ya estoy vacunada.

Soy una persona deportada, hace 32 años, así que espero a que mis hijos vengan de Estados Unidos para abrazarlos con seguridad y tanto amor.