Felipe VI pide a la UE unidad para evitar "el declive y la fragmentación"

·2  min de lectura

Madrid, 16 nov (EFE).- El rey de España subrayó este martes que una Europa unida es una condición imprescindible para lograr el progreso y evitar "el declive, la fragmentación e, incluso, la confrontación" que llevó al continente en otros tiempos a momentos "más dramáticos".

Felipe VI defendió una Europa "más unida, democrática y próspera" en su discurso en la cena de gala que, junto a la reina Letizia, ofreció en el Palacio Real de Madrid al presidente de Italia, Sergio Mattarella, con motivo de su visita de Estado a España.

En un mensaje con continuas referencias a la Unión Europea y a la contribución que España e Italia hacen al proyecto comunitario, el monarca destacó el importante papel desempeñado por la UE para hacer frente a la pandemia, así como en la salida de la crisis económica con los fondos de reconstrucción.

"No debemos desfallecer en esta tarea de enfrentarnos a las consecuencias de la pandemia y de sentar las bases que nos permitan mirar hacia adelante con esperanza y optimismo", animó.

Para hacer frente a estos retos, el rey reivindicó la importancia de que Europa sea "un ejemplo útil y virtuoso para el resto del mundo" y de que España e Italia empujen en esa dirección con "determinación".

"Una Europa unida es necesaria para lograr el progreso y el bienestar de nuestras sociedades y para eludir el declive, la fragmentación e, incluso, la confrontación que llevaron a los europeos en otros tiempos a los momentos más dramáticos de nuestra historia", advirtió el monarca.

También se felicitó por que la relación entre España e Italia esté presidida por "la lealtad a la defensa de la libertad, el respeto y la promoción de los derechos humanos, la equidad social y el respeto a la justicia".

Según el rey, "sin Italia no hay Europa", así que abogó por avanzar hacia "un mayor entendimiento y una cooperación más estrecha, si cabe", con España.

Mattarella, a su vez, se refirió al Mediterráneo, "un mar repleto de oportunidades", que sólo se podrán aprovechar si se consigue "trabajar más decididamente, todos juntos, por la estabilización de los países y el desarrollo de los pueblos que lo habitan".

Compartió que la relación entre España e Italia está marcada por "una hermandad de excepcional proximidad" y por "sólidos cimientos".

Recordó que los dos países sufrieron en el siglo XX "episodios dramáticos", en alusión a la II Guerra Mundial y a la Guerra Civil española, pero ambos pueblos fueron capaces de superarlos "al comprometerse con éxito en una reconstrucción que fue en primer lugar civil y moral y que culminó para ambos en el regreso a la democracia".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.