Felipe VI de España y su papá se reencuentran en funeral de Isabel II

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 19 (EL UNIVERSAL).- En el funeral de Isabel II del Reino Unido se dio el encuentro del rey Felipe VI de España y su papá, don Juan Carlos I, y ha causado revuelo debido a que es la primera vez que se les ve juntos en público desde que el emérito se mudó a Abu Dabi envuelto en varios escándalos. El exrey español y doña Sofía de Grecia y Dinamarca se sentaron juntos en la abadía de Westminster.

El rey Felipe acudió vestido con el uniforme de capitán general de la Armada de España.

También llamó la atención que don Juan Carlos se haya sentado a lado de su nuera, la reina consorte Letizia, pues se sabe que su relación no es la mejor. Los reyes eméritos, emparentados por las dos partes con la familia real del Reino Unido, asistieron también la víspera a la recepción ofrecida por el rey Carlos III en el londinense palacio de Buckingham.

Juan Carlos I, de 84 años, fue visto entrando con un bastón con su esposa doña Sofía a su derecha también de luto. El rey emérito es pariente lejano de Isabel II, mientras que doña Sofía está vinculada familiarmente al difunto esposo de la soberana británica, el príncipe Felipe, fallecido el 9 de abril de 2021.

La última vez que Juan Carlos I y Felipe VI de España se encontraron fue el pasado mayo, tras una visita a Vigo del anterior jefe del Estado para participar en unas regatas, pero no hubo fotografías públicas.

Esta foto en la que se ve al rey emérito, quien enfrenta una demanda judicial en Inglaterra por parte de su examante Corinna Zu Sayn-Wittgengstein, lleva a preguntarse si podría hacerse más presente en la vida pública española. A nivel diplomático, el gobierno español ha subrayado que solo Felipe VI representa al país.

El rey de España estará con su mamá, la reina Sofía, en la ceremonia religiosa previa al entierro de la reina británica en el castillo de Windsor. Letizia de España no estará presente en el acto, pues debe tomar un vuelo regular hacia Nueva York, mientras que el emérito declinó la invitación formulada por el rey Carlos III.