Felipe Solá rechazó en el Senado la pretensiones chilenas sobre la plataforma continental

·3  min de lectura
Felipe Solá en el Council of Americas
Prensa

El ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, volvió a rechazar el decreto del gobierno de Sebastián Piñera que pretende ampliar la plataforma continental de Chile y avanza sobre la delimitación territorial argentina, medida que, aseguró, viola el Tratado de Paz y Amistad que ambos países firmaron en 1984 y tiene “una vocación expansiva que la Argentina rechaza”.

Solá reiteró la postura que la Cancillería expresó el último fin de semana, cuando se conoció la medida adoptada por el país vecino, en una reunión de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, que había sido convocada para tratar una serie de proyectos en apoyo a la postura argentina en el incidente.

Sushi, viajes y regalos: el fiscal pidió una pena de 3 años y 9 meses de prisión para Romina Picolotti por fraude al Estado

En su breve exposición, el canciller detalló los antecedentes que avalan el reclamo de nuestro país, pero no adelantó cuáles serán los próximos pasos que seguirá el Gobierno para zanjar el diferendo planteado por Chile.

Solá leyó un documento con la postura argentina, -para evitar caer en imprecisiones en un tema de Estado, explicó-, pero se salió del libreto en el final de su presentación para reclamarle a la oposición que fije posición sobre el tema.

“Lo que les pido, sobre todo a quienes no comparten nuestra idea política, que no me aconsejen lo que tenemos que hacer. Lo que les pido es que digan quién tiene razón. Que digan qué piensan del fondo de la cuestión, más allá del consejo sabio de que tenemos que negociar”, desafío el ministro en clara alusión a la posición planteada por el Pro en un comunicado que llevó la firma de su presidenta, Patricia Bullrich.

La provocación de Solá cayó en saco roto. Todos los bloques de la oposición coincidieron en apoyar la postura sostenida por la Cancillería y firmaron dictamen por unanimidad a un proyecto de declaración de rechazo al decreto del gobierno chileno.

“Este no es un tema de política y si algo debe mostrar Argentina es una posición común. Creo que no debemos apartarnos mucho de la posición de Cancillería”, afirmó Juan Carlos Romero (Interbloque Federal-Salta).

En la misma línea se manifestaron em nombre de Juntos por el Cambio, los radicales Julio Cobos (Mendoza), quien calificó de “inentendible” la posición de Chile, y Pablo Blanco (Tierra del Fuego). Esye último se preocupó por destacar que no existen diferencias con Pro sobre el tema en discusión.

La postura argentina

Solá reivindicó ante los senadores la postura argentina ante el conflicto planteado por las pretensiones del decreto del gobierno del presidente Piñeira de avanzar con su proyección de la plataforma continental chilena al oeste del meridiano 67.

“La aspiración que ahora Chile manifiesta extemporáneamente contradice la letra y el espíritu del Tratado de Paz y Amistad de 1984”, aseguró.

En ese sentido, explicó que su artículo 7 el acuerdo bilateral estableció que la extensión hacia el sur de los territorios de ambos países tomando como límite el meridiano 67. “Por lo tanto, la zona económica exclusiva de Chile no puede extenderse más allá de ese meridiano; puede tener una zona económica exclusiva hacia el oeste, no hacia al este”, agregó.

Por qué López Murphy podría quedarse afuera del Congreso en las PASO aunque tenga los votos necesarios

El ministro fue contundente al afirmar que hasta este año “la conducta de Chile resultó absolutamente concordante” con el tratado. “Tuvo ocasiones para manifestar su disconformidad durante 36 años y optó por no hacerlo”, subrayó.

“Hasta mayo de 2020 Chile hizo planteo alguno que siquiera se parezca al planteo actual”, insistió Solá, para quien el decreto chileno manifiesta “una vocación expansiva que la Argentina rechaza”.

Por último, el jefe del Palacio San Martín aseguró que el único recurso que le queda a Chile es apelar al mecanismo de arbitraje contemplado en los artículos 5 y 6 del Tratado de Paz y Amistad, luego de que declinara de realizar quejas y reclamos en otros ámbitos multilaterales.

“El mecanismo de solución de controversias es el previsto en el tratado de 1984, que contempla el procedimiento de conciliación y que habilita a cualquier país a demandar al otro ante un tribunal arbitral”, concluyó Solá.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.