Piqueteros fueron contra alimentarias y Feletti pide desacoplar precios

·4  min de lectura
Piqueteros cortan la calle Rabanal, durante la protesta frente a Coto de Pompeya
Piqueteros cortan la calle Rabanal, durante la protesta frente a Coto de Pompeya

Mientras en varios puntos del país organizaciones piqueteras protestaban contra empresas del sector alimentario y supermercados, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, cuestionó ayer por incumplimiento directamente a Changomás –que pertenece al Grupo De Narváez– y volvió a poner el foco en la intención oficial de desacoplar los precios de las commodities de los valores en el mercado interno.

El Banco Central cerró octubre realizando la mayor venta de reservas de la era Fernández

Según había indicado el último miércoles Feletti, mientras cadenas de supermercados como Carrefour, Cencosud (Jumbo, Disco y Vea), Coto y Día cumplieron en más del 90% con la oferta de los productos alcanzados por Precios Cuidados+, Changomás lo hizo solo en un 62% en sus locales de la provincia de Buenos Aires y 77,5% en CABA.

LA NACION intentó comunicarse con Grupo De Narváez para que diera su versión, pero no obtuvo respuesta.

Además, Feletti trajo de nuevo a la mesa algo sobre lo que ya habló alguna vez el ministro de Economía, Martín Guzmán: desacoplar precios internos de los internacionales. En este sentido el funcionario dijo que hay que tomar decisiones para desvincular de manera efectiva y concreta esos dos precios. “Nosotros atacamos la inflación en el mercado internista, si se quiere llamar inflación monopólica o de remarcación; pero también hay que atacar lo que es inflación importada o internacional”, opinó.

Según remarcó Feletti, la inflación importada incide sobre frescos, cerdos, pollos. “Incide sobre trigo, maíz y carne, es esencial. Es una tarea que va a tener que darse, porque las proyecciones de cosecha en trigo y maíz son muy buenas, con lo que va a haber abundancia, pero también sabemos que los precios internacionales van a subir muy fuerte. Esa va a ser otra discusión fuerte”, destacó ayer el funcionario.

Con respecto al funcionamiento del programa de congelamiento, Feletti expresó que “se está implementado bien” y que “no se han recibido en ningún caso denuncias de desabastecimiento”.

Además, el secretario de Comercio Interior opinó que no habría razón técnica para el desabastecimiento, porque “la mayoría de las plantas están trabajando con capacidad ociosa y no llega al 65%”. Asimismo, indicó que se realizó un “relevamiento” sobre la cadena de empaque, que en muchos casos compone del 8% al 20% del valor del producto.

Por su parte, el secretario de Comercio Interior dijo que, de acuerdo con las propias encuestadoras que relevan los supermercados, se logró frenar “la escalada” de precios detectada en la primera quincena de octubre que afectó a las latas de conserva, productos de higiene personal, café y manteca, y que implicó subas de entre el “8% y el 25%”.

Feletti descartó por el momento una ampliación de la canasta, ya que prefiere consolidar la actual, que le parece bastante amplia, diversificada y de acceso masivo.

Protestas contra privados

En tanto, bajo la consigna “Con el hambre y la necesidad no se especula”, organizaciones sociales alineadas con el Gobierno protestaron ayer al mediodía frente a las sedes de grandes empresas productoras de alimentos en varios puntos del país.

Las principales movilizaciones fueron junto a la fábrica de fideos Don Vicente, en Mar del Plata; en la planta de Molinos Río de La Plata, en San Fernando, y en el supermercado Coto del barrio porteño de Pompeya. Además, las manifestaciones se combinaron con ferias y “verdurazos”.

El objetivo de la protesta fue defender el congelamiento de precios impuesto por el oficialismo y reclamar “comida digna” para las familias, según habían indicado las agrupaciones convocantes en un comunicado difundido anteayer.

“Apenas llegamos vimos que había mucha policía, quizás pensando que queríamos entrar”, señaló a LA NACION la coordinadora del Frente Popular Darío Santillán (FPDS), Dina Sánchez, quien participó de la concentración frente al Coto de Pompeya, en el sur de la ciudad de Buenos Aires. “Hemos puesto gazebos para mostrar los productos que confeccionamos desde la comercializadora Me.Co.Po”, relató, en referencia a la red de compraventa de frutas y verduras ligada la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP).

En ese sentido, Sánchez afirmó: “Más allá del control de precios, hay que apuntar a otra economía, a otra manera de producir y de consumir. Acá la economía popular tiene muchas propuestas”. Y precisó que, aunque decidieron no ingresar al supermercado, la intención, en un futuro, es “armar comisiones para verificar que los precios realmente se estén respetando y que haya productos en las góndolas”.

A pesar de que la medida no fue convocada orgánicamente por la UTEP, varias agrupaciones alineadas con el oficialismo formaron parte de las protestas ayer. Además del FPDS, estuvo presente el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), que encabeza el dirigente Juan Grabois.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.