El federalismo vuelve a debate en Bolivia en medio del conflicto por el censo

La Paz, 16 nov (EFE).- El debate sobre el federalismo, una demanda de larga data en Santa Cruz, la mayor región boliviana, ha vuelto a levantarse en medio del conflicto por la realización del censo, por el que ese departamento se mantiene en huelga desde hace 26 días.

La autonomía administrativa, presente en la Constitución de 2009, es un pedido histórico de Santa Cruz que fue casi archivado después del conflicto de 2008 con los movimientos autonomistas surgidos en el oriente boliviano y la trama de supuesto terrorismo denunciada un año después por el entonces Gobierno de Evo Morales.

Los procesados por estos sucesos siempre denunciaron que estos casos respondían a motivos políticos para acallar a los líderes opositores al gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS) que, por su parte, siempre ha visto intentos de separatismo en el debate autonomista.

El federalismo volvió a la agenda con el surgimiento del liderazgo del opositor Luis Fernando Camacho durante la crisis de 2019 y su posterior llegada a la Gobernación cruceña.

Dentro del conflicto por el censo, en un reciente cabildo a instancias de las entidades promotoras de la huelga se consultó a los asistentes si estaban de acuerdo con delegar al comité cívico cruceño "la convocatoria a una comisión constitucional" que "revise la futura relación política de Santa Cruz con el Estado boliviano".

Esto fue interpretado por el oficialismo como un planteamiento de federalismo y "separatismo", e incluso la Central Obrera Boliviana (COB), afín al Gobierno de Luis Arce, dio 72 horas a los líderes cruceños para "abandonar Bolivia por tratar de separarnos".

Líderes regionales como el presidente del Comité Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, sostuvieron que se buscarán mecanismos de "autodeterminación" al no haber sido escuchados por el Gobierno central, y otros matizaron que no se planteó ni federalismo, ni independentismo.

ANHELO HISTÓRICO

Dos expertos consultados por EFE recordaron que la demanda de federalismo en Bolivia data al menos del siglo XIX.

El político cruceño Andrés Ibáñez propuso entonces "un federalismo llamado igualitario en el sector popular" y después del siglo XX esa idea estuvo latente "por la gran diferencia que hay entre Santa Cruz y el resto del país", comentó el investigador Gustavo Pedraza.

"Porque el país tiene una fractura territorial en términos de ecosistemas y culturales. Santa Cruz tiene una matriz desde la colonia distinta a la de La Paz. Aquí la colonización llegó desde Asunción y al occidente (boliviano) llegó de Lima. Desde ahí hay grandes diferencias", precisó.

Diferencias como la economía, basada en la explotación de los recursos naturales y particularmente la tierra, además de las culturales e históricas, son la "base" para que Santa Cruz haya demandado siempre el federalismo, dijo.

El exministro Reymi Ferreira recordó que en el siglo XIX hubo "no sólo pronunciamientos a favor del federalismo, sino también revoluciones como la de 1899", la llamada guerra federal que terminó con el traslado de la sede de Gobierno de Sucre, la capital constitucional boliviana, a La Paz.

"Santa Cruz, debido al andinocentrismo, fue relegada en la Colonia y aún en la república. Sólo se integra efectivamente al país después de la revolución de 1952", indicó Ferreira, que fue ministro de Evo Morales.

El también exrector de la universidad estatal de Santa Cruz consideró que "la distancia, el relevamiento, las diferencias culturales han ido forjando una identidad regional muy fuerte, la misma que transversalmente asume gran parte de la sociedad cruceña más allá de las clases sociales".

"También influye la convicción de que siendo federales, se logrará un mayor ingreso con una distribución equitativa de los recursos económicos", agregó.

COYUNTURA ACTUAL

Pedraza consideró necesario entender que en el cabildo del domingo, la propuesta federalista surgió como una consecuencia histórica, "pero también desde la coyuntura" ante la "rudeza" con que respondieron el Gobierno, la militancia del MAS y la Policía a las protestas cruceñas por el censo.

Ante esto, "hay una sensibilidad herida" que busca "más autonomía" en la gestión de los recursos generados por la región para "no tener las barreras que se ponen desde el Estado central", opinó Pedraza, que fue candidato vicepresidencial del exmandatario Carlos Mesa.

Ferreira no cree que un modelo de Estado sea "la panacea para la problemática regional" y esto se ve en varios países latinoamericanos que son federales "y no son precisamente referentes de desarrollo", mientras que otros que son unitarios tienen el mayor desarrollo humano en la región, como Chile, Uruguay o Costa Rica.

"El federalismo funciona en países con gran extensión territorial y población numerosa. El problema en Bolivia vendría en qué departamentos con economías pequeñas sean afectados", por lo que el exministro no considera que ese modelo sea viable a un corto plazo.

A su juicio, antes de hablar de federalismo sería "ideal" profundizar en las autonomías departamentales que ya existen, pero "no ejercen muchas de las competencias que ya tienen".

Para Pedraza, al MAS le preocupa ser "minoría" en el nuevo "corazón de la política y la economía nacional que es Santa Cruz" y por eso siempre tilda de "separatista, secesionista o terrorista" cualquier acción planteada desde ese territorio al que el oficialismo "quiere doblegar".

No obstante, consideró que el Gobierno buscará "distraer" con el tema del federalismo de lo que es central en la coyuntura actual, que es el censo.

Gina Baldivieso

(c) Agencia EFE