La Fed se reúne esta semana, evaluará estado de la economía

CHRISTOPHER RUGABER
·2  min de lectura
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, participa en una audiencia ante la Comisión Bancaria del Senado, en el Capitolio, en Washington, el 1 de diciembre de 2020. (Al Drago/The New York Times vía AP, Pool, archivo)

WASHINGTON (AP) — La Reserva Federal se reunirá esta semana mientras las contrataciones se están acelerando a medida que los estadounidenses se aventuran cada vez más a salir de compras, comer en restaurantes y viajar, y las presiones inflacionarias incluso están aumentando después de permanecer inactivas durante años.

En una conferencia de prensa el miércoles, tras la reunión de dos días, el presidente de la Fed Jerome Powell probablemente subrayará su opinión de que la economía está lejos de recuperarse por completo y necesita el apoyo continuo del banco central en forma de bajos costos de endeudamiento. Todavía hay 8 millones de empleos menos de los que había antes de la pandemia de coronavirus. Y la tasa de desempleo, del 6%, aunque muy por debajo de donde estaba hace un año, sigue siendo elevada.

Powell ha enfatizado que se necesitan más ganancias en el mercado laboral y al mismo tiempo, el banco central podría destacar su enfoque en la inflación.

Él y otros funcionarios de la Fed han dejado en claro que quieren que la inflación supere realmente su objetivo anual del 2%, y se mantenga “un tiempo”, antes de considerar subir las tasas.

Los encargados de las políticas de la Reserva se han vuelto más optimistas sobre la recuperación económica en Estados Unidos. El mes pasado, mejoraron significativamente sus pronósticos de crecimiento e inflación. Estimaron que la economía se expandirá 6,5% este año, comparado con el pronóstico de diciembre de 4,2%. Y elevaron su pronóstico de inflación para fines de este año del 1,8% al 2,4%.

Hasta ahora, el repunte económico se ha producido más rápidamente de lo que pronosticaban los economistas. En marzo, los empleadores agregaron casi 1 millón de puestos de trabajo, una cifra casi inaudita antes de la pandemia, y las solicitudes semanales de ayuda por desempleo han caído a sus niveles más bajos desde que golpeó el coronavirus.