La Fed prioriza la lucha contra la inflación y da un portazo a un rescate

FOTO DE ARCHIVO: El exterior del edificio de la Junta de la Reserva Federal Marriner S. Eccles en Washington

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 28 sep (Reuters) - En el mes corrido desde que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, mostró una posición férrea contra la inflación, las acciones han sufrido pérdidas de dos dígitos, se han abierto abismos en los mercados de divisas y los rendimientos de la deuda pública estadounidense han subido a máximos no vistos desde la crisis financiera de hace casi una década y media.

Sin embargo, los funcionarios del banco central estadounidense han sido claros, como lo fue Powell en sus declaraciones en la conferencia económica de Jackson Hole, en Wyoming, y tras la reunión de política del banco central de la semana pasada: No habrá rescate.

Si la percepción de que la Fed tiende a correr en ayuda de los mercados financieros no ha muerto, está en profunda hibernación, con los funcionarios estadounidenses dejando claro en los últimos días que están mirando más allá del desplome en Wall Street y de la avalancha de preocupaciones en el extranjero de que el banco central de Estados Unidos pueda estar empujando al mundo al borde de la recesión.

Para el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, la amplitud y la persistencia de la alta inflación lo llevó a unirse al consenso de que las tasas de interés estadounidenses tendrán que seguir subiendo agresivamente. Para el presidente de la Fed de San Luis, James Bullard, el potencial de "caos" si la Fed ignora su objetivo de inflación del 2% es lo que pesa más que la preocupación por los riesgos inmediatos del agresivo endurecimiento de la Fed.

En el espectro de opiniones de la Fed las razones pueden variar, pero la conclusión es la misma. Se vienen tasas de interés más altas y es probable que se mantengan durante mucho tiempo.

"Lo que hemos escuchado de la Fed es que simplemente no quiere permitir ninguna apertura moderada en sus comunicaciones hasta que las condiciones financieras hayan alcanzado niveles mucho más estrictos y haya pruebas convincentes de que la inflación va a bajar", dijo Matthew Luzzetti, economista jefe para Estados Unidos en Deutsche Bank.

A pesar de la volatilidad en los mercados globales y de las advertencias de los funcionarios internacionales sobre el impacto de la política monetaria estadounidense en el resto del mundo, los funcionarios de la Fed "son reacios, y creo que con razón, a decir que están preocupados o inquietos, o que esto está afectando a la política", dijo Luzzetti.

"RECESIÓN DEL MERCADO FINANCIERO"

Como si quisiera enfatizar este punto, el índice S&P 500 alcanzó el martes un nuevo mínimo de casi dos años en un mercado bajista que los operadores atribuyen directamente a la Reserva Federal. El índice ha caído aproximadamente un 14% en las casi cinco semanas transcurridas desde que Powell habló en Wyoming, mientras que el rendimiento de la deuda del Tesoro estadounidense a 2 años ha subido del 3,3% a cerca del 4,2%.

"El rescate de la Fed está fuera de la mesa. Si la economía no cae y muere y el desempleo no despega, se convierte en una recesión del mercado financiero más que en una recesión de para la gente común", dijo Charles Lemonides, fundador del fondo de cobertura ValueWorks LLC. "La gente no está perdiendo su trabajo, pero los inversores están bajando un 20% en cualquier clase de activo que haya".

La semana pasada, la Fed subió las tasas en tres cuartos de punto porcentual, la tercera subida consecutiva de esa magnitud.

La tasa de interés oficial del banco central es ahora 3 puntos porcentuales más alta que cuando empezó el año, y las autoridades a cargo de la política monetaria han indicado que subirá otros 1,25 puntos porcentuales para enero, en el endurecimiento más rápido de la política monetaria en décadas.

La meta es enfriar la inflación, que es más del triple del objetivo del 2% que prefiere la Reserva Federal, y las autoridades afirman que no tienen intención de frenar las subidas de tasas hasta que la inflación tenga una tendencia clara a la baja.

En otras palabras, no será un desplome de los mercados bursátiles lo que lleve a la Fed a un "pivote" de política, sino varios meses de datos que demuestren que se ha roto la tendencia alcista de la inflación.

A algunos analistas les preocupa que las decisiones políticas de la Reserva Federal vayan ahora por delante de su capacidad para evaluar el impacto en la economía de las subidas de tasas que ya se han producido, y citan la tensión y la volatilidad del mercado como prueba de que puede haberse excedido.

Este argumento aún no tiene cabida en la Fed.

"No me gusta basar tanto la política monetaria en la renta variable", dijo Bullard en un foro económico en Londres el martes. "La renta variable es tan volátil (...) Parte de ella es una revalorización natural del valor de algunas de estas entidades corporativas y esa sería la respuesta correcta de los mercados a la idea de que tenemos tasas de interés más altas".

EL "REAJUSTE" EN CURSO

Hasta cierto punto, de hecho, el impulso de la política de la Fed es forzar precisamente esa reevaluación.

Lejos de un "rescate" de la Fed que establezca un suelo para los mercados financieros, una de las formas en que el banco central puede frenar la demanda y la inflación es a través de los efectos de la riqueza, es decir, la influencia que el poder adquisitivo almacenado en los bienes inmuebles, las acciones y otros activos tiene sobre el gasto real o, en este caso, la pérdida de riqueza que podría hacer retroceder a algunos hogares.

Según un índice mantenido por la Reserva Federal de Chicago, las condiciones financieras generales siguen estando por debajo de su media histórica, o ligeramente "flexibles", una señal de que los funcionarios de la Reserva Federal pueden tener todavía, como dicen muchos de ellos, "trabajo por hacer".

El aumento de las tasas de interés pagadas por inversiones seguras, como los bonos del Tesoro estadounidense a corto plazo, contribuye a ese esfuerzo al modificar los precios de una amplia gama de otros activos.

En el entorno actual, en el que la Reserva Federal lidera un endurecimiento global, también ha hecho subir el valor del dólar hasta un punto que ha sacudido los mercados de divisas en el extranjero, los inversores y los bancos centrales que comercian con bienes o instrumentos financieros denominados en dólares.

Los funcionarios de la Reserva Federal nunca han aceptado el argumento de que sus decisiones sobre las tasas de interés u otras políticas estén destinadas a apoyar a los mercados financieros más allá de garantizar que esos mercados conserven la suficiente confianza del público para funcionar, como hicieron con la liquidez y otros respaldos durante la pandemia del COVID-19.

Lejos de alentar la idea de que van a relajarse, los mismos funcionarios que antes abogaban por que las tasas se mantuvieran "más bajas durante más tiempo" para fomentar el empleo, ahora predican "más altas durante más tiempo" para frenar la inflación.

El tiempo que dure esto, y el hecho de que las tasas vuelvan a caer a los niveles bajos que se consideraban un elemento fijo de la economía mundial antes de la pandemia, o que sigan siendo inesperadamente más altas, podría remodelar los mercados financieros de todo el mundo.

"Hay alguna forma de reajuste en curso", dijo Gregory Daco, economista jefe de EY-Parthenon. "No pretendería entender toda la dinámica subyacente y lo que se está gestando".

(Reporte de Howard Schneider; reporte adicional de David Randall y Lindsay Dunsmuir; Editado en Español por Ricardo Figueroa)