La Fed ante el desafío de conjurar la inflación sin causar una recesión

·4  min de lectura
Edificio de la Reserva Federal en Washington (AFP/SAUL LOEB) (SAUL LOEB)

La Reserva Federal estadounidense (Fed, banco central) tendrá martes y miércoles una ecuación difícil de resolver: ¿a qué nivel llevar sus tasas de interés de referencia para controlar la inflación sin arrastrar a la mayor economía mundial a una recesión?

En marzo, la Fed subió prudentemente los tipos de interés en 0,25 puntos porcentuales, pero se trató de la primera subida desde 2018.

Esta vez, salvo sorpresas, el Comité de Política Monetaria (FOMC), subirá las tasas en medio punto, para llevarlas a un rango de 0,75%-1% en busca de contener la inflación.

Jerome Powell, el presidente del banco central, señaló que este aumento de medio punto está "sobre la mesa".

Ante un panel de banqueros centrales al margen de las reuniones de primavera boreal del FMI en abril, remarcó que es "absolutamente esencial" restablecer la estabilidad de precios y aumentar "rápidamente" las tasas para que la Fed cumpla con esa prerrogativa.

Otros integrantes de la Fed fueron más explícitos al considerar que es necesario desarrollar una política agresiva ante una inflación que no cede, en un contexto de muy bajo desempleo y escasez de mano de obra que presiona los salarios al alza.

Algunos de estos responsables esperan que también se produzcan aumentos similares en la reunión de junio.

La inflación, agravada por la guerra entre Rusia y Ucrania, está en su nivel más alto desde inicios de los años 80.

Ascendió a 6,6% en 12 meses a marzo en Estados Unidos y los precios subieron 0,9% entre febrero y el mes pasado, según el índice PCE, el que sigue la Fed.

El otro indicador de inflación, el CPI, referencia para el cálculo de jubilaciones, mostró un incremento de precios de 8,5% en 12 meses a marzo, el mayor desde diciembre de 1981.

Las dos medidas se calculan a partir de grupos de bienes y servicios diferentes, lo cual explica la disparidad de porcentajes.

La perspectiva de este incremento de tasas, hizo que los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años alcanzaran brevemente este lunes un 3% por primera vez desde fines de 2018, para luego replegarse a 2,97%.

En tanto el dólar consolidaba su reinado el lunes, en sus niveles más altos en casi 20 años ante las principales divisas mundiales. El Dollar Index, que compara el dólar con una cesta de divisas, subía 0,72% a 103,70 puntos, cerca de su máximo de diciembre de 2002.

- En la cuerda floja -

Las discusiones serán intensas. Además de las presiones inflacionistas, alimentadas también por los confinamientos en China que acentuaron los problemas de aprovisionamiento en el mundo, el crecimiento se frena en todo el planeta.

Las herramientas de la Fed son consideradas eficaces para moderar la demanda y por ende los precios.

Además de la tasa de interés, la Fed debería comenzar a reducir sus haberes en bonos, otra etapa mayor de la normalización monetaria.

El desafío de la Fed es moderar la demanda sin que se frene completamente, toda vez que el consumo es el motor principal del crecimiento estadounidense, cuyo PIB se contrajo 1,4% en el primer trimestre en proyección anual (la cifra estimada en 12 meses si se mantuvieran las condiciones al momento de la medición).

Para Gregory Daco, economista jefe de EY Parthenon, este dato no hará cambiar el rumbo de la Fed. La demanda doméstica se mantiene muy fuerte.

"Los estadounidenses viajan, aunque los pasajes sean caros. Van al cine, al teatro, los restaurantes están llenos", destacó en entrevista con la AFP.

Como muchos economistas, espera que la Fed suba sus tasas medio punto el miércoles y otro medio punto en junio.

Aunque una recesión no es vista como inminente, algunos expertos no excluyen esa posibilidad para inicios del año próximo si los precios siguen altos a pesar del alza de tasas.

"El trabajo de la Fed es extremadamente complejo, no solo por condiciones económicas domésticas que son difíciles de interpretar, sino por un contexto de reactivación económica mundial desincronizado", explicó Daco.

Powell, que dará su tradicional conferencia de prensa el miércoles, será interrogado sobre cuántas alzas podría resolver el comité durante el año.

"Si la Fed realmente quiere lograr un aterrizaje suave", en otras palabras ajustar la política monetaria sin provocar una recesión, "debe indicar dónde está la pista de aterrizaje y cuándo piensa llegar allí; será un elemento clave", concluyó Daco.

Para los economistas de BNP Paribas, "es poco probable que Jerome Powell brinde una cifra precisa" o un objetivo de tasas el miércoles.

Dt/tu/mr/yow/mr

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.