Fechas, prioridades y stock: cómo avanzan los planes de vacunación en el mundo

LA NACION
·8  min de lectura

Para estas Navidades, los países desean una sola cosa: la vacuna contra el coronavirus. Algunos ya comenzaron a inocular a su población, otros se preparan para hacerlo en unas semanas, pero los menos afortunados podrían tener que esperar hasta 2022.

De hecho, hay varias vacunas en carrera, y los gobiernos se están movilizando para obtener al menos una de ellas. Según un recuento de Bloomberg, ya se han asignado 7950 millones de dosis de las nueve más prometedoras.

Esa cantidad sería suficiente para cubrir a más de la mitad de la población mundial (la mayoría de las vacunas usan dos dosis), si las inyecciones se distribuyeran de manera uniforme. Eso, sin embargo, no es probable. Los países ricos han cubierto sus apuestas con extensos acuerdos de suministro, y los requisitos de almacenamiento ultrafrío dificultan la entrega de algunas vacunas en lugares remotos.

Coronavirus: qué países compraron la vacuna rusa Sputnik VReino Unido

La vacuna de Pfizer y BioNTech, que requiere de una primera dosis y un refuerzo a los 21 días, se convirtió en la primera en cruzar la meta, cuando Reino Unido la aprobó de emergencia el 3 de diciembre. Cinco días después, el país comenzó la primera campaña de vacunación masiva del mundo, dando prioridad a los residentes y empleados de hogares de ancianos y a mayores de 80 años y trabajadores sanitarios y sociales. Hasta el momento, se han ordenado 40 millones de dosis, suficientes como para vacunar a 20 millones de personas.

Sin embargo, Reino Unido también tiene acuerdos con AstraZeneca/Oxford, Novavax, Sanofi/GSK, Moderna, Johnson & Johnson y Valneva, lo que le permitirá vacunar casi tres veces a toda su población (294,7%), el segundo país del mundo con más dosis garantizadas per cápita, después de Canadá y seguido por Australia.

Estados Unidos

La vacuna de Pfizer y BioNTech también ha comenzado a suministrarse en Estados Unidos este lunes, después de que el fármaco recibiera el pasado viernes la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Las primeras dosis son para la población prioritaria, es decir, trabajadores de la salud y personas de la tercera edad. El presidente electo, Joe Biden, de 77 años, recibirá públicamente la vacuna la próxima semana y el vicepresidente saliente, Mike Pence, lo hará mañana. Por su lado, Donald Trump, dijo que ni él ni la Casa Blanca tendrían prioridad para vacunarse.

Mientras tanto, un panel de asesores externos de FDA celebrará una reunión este jueves en la que se espera respalde el uso de emergencia de la vacuna de Moderna contra el coronavirus. Estados Unidos también firmó acuerdos con AstraZeneca, Novavax, Sanofi/GSK y Johnson & Johnson, con lo que le alcanza para vacunar al 153,7% de la población, es decir, más de una dosis disponible por habitante.

Canadá

Por su lado, Canadá se ha convertido en el país con más dosis aseguradas per cápita. El país podrá vacunar más de cuatro veces a toda su población (410,1%) gracias a los acuerdos con AstraZeneca, Novavax, Sanofi/GSK, Pfizer/BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson.

La nación septentrional aprobó la vacuna de Pfizer y BioNTech el 9 de diciembre para uso de emergencia e inició la campaña de inoculación contra el coronavirus el lunes inyectando a trabajadores de la salud de primera línea y residentes de asilos de ancianos.

Coronavirus: con récord de muertos, EE.UU. se prepara para aprobar la vacuna de ModernaUnión Europea

El ministro de Salud de Alemania, Jens Spahn, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, estimaron hoy que la vacunación para los miembros de la Unión Europea (UE) arrancará el 27, 28 y 29 de diciembre con la vacuna de Pfizer y BioNTech, si la Agencia Europea de Medicamentos aprueba la vacuna el 21 de diciembre. Se espera que el organismo dé luz verde a la de Moderna el 12 de enero.

Las vacunas se distribuirán de manera equitativa, con acuerdos con AstraZeneca, Sanofi/GSK, Johnson & Johnson, CureVac, además de los ya mencionados, que permitirán vacunar al 172,4% de la población de cada país miembro.

Países árabes

Arabia Saudita inició este jueves su campaña de vacunación contra el nuevo coronavirus, en la que el ministro de Salud fue uno de los primeros en recibir ante las cámaras una dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech. El reino anunció el martes una campaña de vacunación masiva en tres fases. La primera, a personas vulnerables (de más de 65 años, con enfermedades crónicas o ejerciendo profesiones expuestas al virus), la segunda a individuos de más de 50 años, a los demás trabajadores sanitarios y a personas con enfermedades menos graves, y la tercera, al resto de la población que desee vacunarse.

La semana pasada, Arabia aprobó la utilización de la vacuna desarrollada por el gigante farmacéutico norteamericano Pfizer y el alemán BioNTech, convirtiéndose en el segundo país del Golfo, tras Baréin, en dar luz verde a este medicamento.

Baréin también aprobó una vacuna desarrollada por la estatal china Sinopharm. Unos días después se sumó Emiratos Árabes Unidos. Ambos países tienen aseguradas dosis para el 35,9% de la población.

América Latina

El Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) autorizó este miércoles el uso de emergencia de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer y BioNTech, convirtiéndose así en el primer país sudamericano en aprobar la inoculación, que será aplicada a la población mayor de 16 años. Además, Chile es el país de América Latina con más dosis aseguradas per cápita (139,3% población cubierta por la vacuna).

Gracias un compromiso adquirido con anterioridad a la publicación de los resultados del Laboratorio Pfizer, Chile podrá contar con las primeras dosis del fármaco a fines del mes de diciembre. Se espera que el presidente Sebastián Piñera emita un mensaje para dar mayores certezas sobre las fechas.

Por su lado, Ecuador se sumó hoy a la lista de países de Sudamérica en aprobar la vacuna de Pfizer y BioNTech, cuyas primeras dosis llegarán al territorio a mediados de enero próximo, anunció el Ministerio de Salud en un comunicado. A raíz de los acuerdos, el país tiene dosis garantizadas para vacunar 48,9% de la población.

México dio su visto bueno al uso de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus el mismo día que Estados Unidos. El país también firmó acuerdos con AstraZeneca, Gamaleya y CanSino Biologics y ya tiene aseguradas dosis para toda su población (119,2%).

Las autoridades mexicanas planean inmunizar a la población en cinco fases, empezando este diciembre con personal de salud que trabaja en la primera línea contra la Covid-19 en Ciudad de México y Coahuila.

Malaui fue elegido como país del año según The Economist

Entretanto, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, presentó ayer un plan de inmunización, sin fecha de inicio, que incorporará, de entrada, la vacuna Coronavac que desarrolla el laboratorio chino Sinovac con el centro público paulista Instituto Butantan y la del laboratorio AstraZeneca junto a la Universidad de Oxford, que a nivel local desarrolla el laboratorio público Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz).

Según se estima en el Gobierno brasileño, la vacunación de 50 millones de personas de grupos prioritarios se iniciará "en el primer trimestre de 2021" y demorará en total 16 meses, es decir, hasta mediados de 2022, para completar a la población de más de 216 millones de habitantes.

La Argentina espera para el 23 de diciembre las primeras dosis de la rusa Sputnik V, que aún no cuenta con la aprobación necesaria para ser aplicada a mayores de 60 años. Por el momento, el país se ha quedado afuera de los acuerdos con Pfizer y cuenta con dosis aseguradas para el 47,8% de la población, según Bloomberg.

Rusia y China

Otros países han seguido sus propios caminos: Rusia y China autorizaron sus propias vacunas en julio y agosto, antes de que fueran completamente probadas. Ambos países comenzaron a vacunar a la población pero tienen dosis garantizadas para el 54,5% y el 12,2%, respectivamente.

La vacuna Sputnik V contra el coronavirus desarrollada por Rusia ya fue entregada a todas las regiones del país y se está administrando en más de 1200 instalaciones médicas, indicó el martes el ministro de Salud Mikhail Murashko. El personal de salud, maestros y trabajadores sociales son los primeros en recibir la inmunización, de acuerdo a la estrategia oficial.

La vacuna rusa recibió la aprobación del ente regulador local en agosto y hace dos semanas el presidente Vladimir Putin ordenó que comenzara la vacunación "a gran escala".

Covax

En total 184 países se han inscrito al Fondo de Acceso Global para vacunas covid-19 (Covax), iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que dispone de un portafolio de 10 candidatas a vacunas, entre las que están las desarrolladas por las farmacéuticas Moderna, AstraZeneca y Sanofi.

En agosto, 80 de esos países ya habían levantado la mano como financiadores del desarrollo de una "cartera" de vacunas que tengan las mejores probabilidades de tener éxito, informó la OMS.

Esas naciones aceptaron compartir el posible éxito de una o varias de esas vacunas con otro centenar de países con menos posibilidades económicas o sistemas de salud más débiles. En total, el 70% de la población mundial tendría acceso a la vacunación.

Coronavirus: el rey sueco Carlos XVI Gustavo manifestó que el enfoque del coronavirus "falló"

Sin embargo, ese plan de la OMS podría fracasar y los países más pobres del mundo se quedarían sin vacunas hasta el año 2024. Así lo denuncia este jueves la agencia de noticias Reuters al revelar documentos internos de esa organización.

La meta del programa Covax es entregar al menos 2000 millones de dosis de vacunas para finales del próximo año, lo que cubriría al 20% de la población más vulnerable en 91 países pobres y de ingresos medios, principalmente en América Latina, África, Asia.

Pero documentación interna revisada por Reuters indica que los propios promotores de ese esquema dicen que el mecanismo "está luchando por la falta de fondos, los riesgos de suministro y los arreglos contractuales complejos que podrían hacer que sea imposible lograr sus objetivos".

Agencias AFP, ANSA, DPA y Reuters