FDLE investiga a policías de Opa-locka grabados arrastrando por escaleras a joven con problemas mentales

·3  min de lectura

Investigadores estatales estudian la posibilidad de presentar cargos penales contra dos agentes de Policía de Opa-locka que arrastraron a un adolescente atado por unas escaleras después de aturdirlo con una pistola eléctrica, un encuentro grabado en un video de teléfono móvil.

Los agentes —a quienes la ciudad no ha identificado pero que han sido mencionados en una demanda federal— fueron exonerados de conducta indebida por el departamento en el incidente de 2020 y ambos habían sido promovidos en las semanas anteriores. La investigación sobre los agentes Sergio Pérez y Nikeya Jenkins ocurre menos de tres meses después que Jafet Castro, de 21 años, presentó una demanda en un tribunal federal acusando a los agentes de detención ilegal y brutalidad.

“Recibimos una denuncia y estamos revisando la información proporcionada”, dijo Troy Walker, agente especial a cargo de la Policía Estatal de la Florida en Miami.

Varias fuentes de las fuerzas del orden confirmaron que Castro y sus familiares fueron entrevistados por los investigadores en las últimas dos semanas. El abogado de Castro, Michael Pizzi, no quiso confirmar la reunión con la FDLE, pero dijo que su cliente y su familia han hecho todo lo posible por cooperar con las fuerzas del orden.

“Lo que le ocurrió a Jafet fue un delito. Fue brutalmente agredido”, dijo Pizzi. “Queremos que se les acuse de un delito”.

Steadman Stahl, presidente de la South Florida Police Benevolent Association, que representa a los agentes, dijo que es común que el estado investigue las quejas que recibe sobre posible brutalidad policial.

“Nos gustaría ver cómo se desarrolla el caso. Él ciertamente no estaba cooperando con la policía”, dijo Stahl. “La situación no se veía bien. Pero la mayoría de los arrestos no se ven bien”.

El 21 de septiembre de 2020, la Policía de Opa-locka recibió una llamada de los angustiados familiares de Castro, que decían que se comportaba de forma errática. Cuando los agentes llegaron al lugar, encontraron al padre de Castro y a un tío de pie fuera del apartamento. Según la demanda, los agentes ignoraron la petición del padre de Castro de que se marcharan y, en su lugar, entraron en la vivienda, que estaba en la planta baja, pero subiendo cinco escalones.

Dentro, la Policía encontró a Castro ya sometido, tumbado en el suelo, con las manos atadas con una cuerda. Aún así, según la demanda, los agentes intentaron dar la vuelta a Castro y esposarlo, a pesar de las súplicas del adolescente con problemas mentales, para que se marcharan. Castro luchó con ellos. El agente Sergio Pérez, según la demanda, le dio un puñetazo en la cara y el agente Louis Serrano le disparó a Castro con su pistola eléctrica.

Los siguientes 48 segundos del video grabado con un teléfono móvil circularon en las redes sociales: Tomado por alguien fuera del apartamento, mostraba a Pérez y Jenkins arrastrando a Castro por los cinco escalones, con las manos aún atadas y la cabeza rebotando en el suelo. Una mujer grita: “No, no hagan eso”.

Castro fue acusado inicialmente de resistencia a la autoridad sin violencia. La acusación se retiró rápidamente. Tanto Pérez como Jenkins fueron absueltos de cualquier delito por las investigaciones de Asuntos Internos del departamento.

Luego, en mayo de este año, Castro presentó una demanda de nueve cargos en un tribunal federal contra los agentes y la ciudad de Opa-locka, en la que, además de fuerza excesiva y detención ilegal, acusa a la policía de entrar ilegalmente en su casa y de negligencia al no capacitar a los agentes sobre cómo tratar adecuadamente a los enfermos mentales.

Pérez tiene un controversial y largo historial con la Policía de Opa-locka. Ha sido expulsado del departamento en dos ocasiones. Una de las veces fue después de una persecución vehicular en 2013 que terminó con él yendo en sentido contrario por una rampa hacia la I-95 y que resultó en la muerte de cuatro turistas. Recuperó su empleo. Más recientemente, en febrero, Pérez fue trasladado a un trabajo de oficina en la policía después de disparar a otro agente, quien pronto sería nombrado jefe interino, con su pistola eléctrica.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.