FDA permite acceso a píldora abortiva por correo, mientras Corte Suprema amenaza fallo histórico

·4  min de lectura

El gobierno federal permitirá de forma permanente el acceso a medicamentos para abortar por correo, eliminando así un antiguo obstáculo que impedía obtenerlos por esta vía, al mismo tiempo que la mayoría conservadora de la Corte Suprema de los EE.UU. tiene pendiente una decisión que podría cambiar drásticamente la forma de acceder al aborto en todo el país.

Una decisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) del 16 de diciembre deroga el requerimiento de que la mifepristona, usada en abortos tempranos y en la atención de abortos espontáneos, sea vendida únicamente en persona a pacientes por parte de un hospital o un proveedor de salud. Anteriormente, la FDA había eliminado temporalmente tal requisito debido a la pandemia de coronavirus.

La acción de este jueves significa que más mujeres que no pueden trasladarse o prefieren atenderse en casa podrán acceder al medicamento, autorizado para embarazos de hasta 10 semanas de gestación. También permite que los proveedores de salud prescriban las píldoras a través de consultas a distancia, por lo que las pacientes podrán recibirlas a través de correo.

El anuncio se hizo al tiempo que el tribunal superior del país reflexiona sobre una decisión en torno a un caso en Mississippi que podría determinar si el caso Roe v. Wade, el fallo histórico de 1973 que consagró las protecciones constitucionales del aborto, y un fallo afirmativo en otro caso se anulan.

Aproximadamente la mitad de los estados de EE.UU. están preparados para prohibir efectivamente el procedimiento, en caso de que la Corte Suprema socave décadas de precedentes que protegen el acceso al aborto sin una intervención excesiva del gobierno. Al menos 19 estados ya prohibieron las consultas médicas a distancia para atender abortos, y otros más han prohibido el acceso a los medicamentos abortivos por correo.

La mifepristona fue aprobada por la FDA en el 2000 para el llamado aborto con medicamentos. Se usa con un segundo fármaco, el misoprostol. Ninguno está disponible en internet.

El anuncio de la agencia hecho el jueves es la continuación de un desafío legal que ha durado años por parte de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), que presentó una demanda a nombre de proveedores de servicios de aborto y grupos médicos en 2017.

La decisión marca un “gran paso adelante que permitirá a más pacientes obtener este medicamento seguro y urgente tan pronto como estén listas, sin gastos de traslados ni demoras”, dijo en un comunicado Georgeanne Usova, asesora legislativa senior de la ACLU.

Usova comentó que la decisión será “un tremendo alivio para innumerables pacientes de aborto voluntario y aborto espontáneo”, especialmente para quienes viven en áreas rurales.

En 2017, 339.640 pacientes recibieron medicamentos para el aborto, lo que representa alrededor de 39 por ciento del total de abortos de ese año, según el Instituto Guttmacher.

La FDA estima que 3,7 millones de mujeres han usado el fármaco en las últimas dos décadas desde que se aprobó.

La decisión de la agencia “no llegó demasiado pronto”, dijo la abogada del personal de la ACLU, Julia Kaye, en un comunicado.

El 1 de diciembre, nueve jueces de la mayoría conservadora de la corte presidieron unas dos horas de argumentos en el caso Dobbs v. Jackson Women's Health Organization.

El tribunal superior parece dispuesto a defender la ley de Mississippi que está en el centro del caso y que prohíbe los abortos después de las 15 semanas.

Mississippi ha presionado a la corte para que desestime el precedente de 50 años de antigüedad, así como el precedente establecido en un caso distinto, Planned Parenthood v. Casey, que prohíbe a los estados poner una “carga indebida” sobre el acceso al aborto.

Una decisión en el caso Dobbs podría determinar el destino del acceso al aborto para millones de estadounidenses, lo que representa el desafío directo más grande para el derecho al aborto en décadas.

La revocación de fallos en los casos Roe y Casey prohibiría inmediata o rápidamente todos los abortos en más de 20 estados, obligando a las mujeres que puedan costearlo a viajar cientos de millas para acceder al procedimiento de forma segura.

No está claro si los seis jueces conservadores de la corte defenderán la ley de Mississippi o irán más allá y socavarán el caso Roe completamente, permitiendo que los estados impongan sus propias prohibiciones en distintas etapas del embarazo. Se espera que se emita un fallo en junio de 2022.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.