Fatiga de Zoom: proyectar autenticidad y compromiso en la nueva realidad virtual

Brooke Sellas
·4  min de lectura

¿SON POSIBLES la autenticidad y el compromiso en un mundo virtual? Muchos de nosotros nos hemos visto obligados a trabajar en forma remota debido al COVID-19. Por lo tanto, también nos hemos visto obligados a usar más herramientas virtuales para conectarnos.

En ocasiones podría parecer que, para reunirnos de manera virtual, necesitamos hacer un esfuerzo extra. Es necesario un pequeño esfuerzo adicional para mostrar que estás escuchando y que estás verdaderamente interesado, y para hacer contacto visual de manera que tenga resonancia con todas las personas presentes.

Has visto las repercusiones de utilizar estas herramientas virtuales estando en video. Y es probable que también hayas visto que el interés en esas herramientas ha venido disminuyendo. Entonces, ¿cómo puedes mostrar que es auténtico y estás interesado, aun cuando tienes que realizar una serie interminable de videorreuniones (algo conocido como fatiga de Zoom)?

Comencemos por decir cómo es la fatiga de Zoom. En primer lugar, puedes adivinar de inmediato cuando no eres la prioridad de la otra persona en el entorno virtual:

—Su cámara de video no está activada o no muestra claramente su rostro.

—No mira a la pantalla.

—Mira constantemente su teléfono o teclea en la computadora.

¿Suena como algo que hayas hecho? Si es así es posible que tus colegas piensen que no estás interesado en participar.

También lee: Lo que tu lenguaje corporal dice de ti en Zoom

Desde mi punto de vista, nuestro mundo actual, principalmente virtual, puede ayudarnos a eliminar aquellas personas que no son verdaderamente auténticas ni están activamente interesadas. Para proyectar autenticidad y compromiso en un mundo principalmente virtual debes tener la intención de estar presente desde el inicio. Puedes lograrlo si:

—Te aseguras de que tu teléfono no está cerca.

—Cierras tu correo electrónico y otras plataformas en las que otras personas te pueden enviar mensajes.

—Escuchas para comprender en lugar de escuchar para hablar.

Más allá de eso, quizá desees pensar en otras áreas en las que puedes mantenerte presente y activamente auténtico.

1. Siempre puedes saber cuándo alguien está realmente “contigo” mediante sus señales no verbales. Por ejemplo, si la persona está contigo asentirá con la cabeza si está de acuerdo o sonreirá ante algún comentario. Mueve la cabeza, levanta el pulgar, haz un gesto o sonríe mientras escuchas. No digo que lo hagas de forma insincera; simplemente haz lo que harías si estuvieras cara a cara con la otra persona. Esto le mostrará a tu interlocutor que lo escuchas con entusiasmo.

2. Habla. ¿Cuántas veces has preguntado “¿estás ahí?” en un momento de silencio que ya ha durado demasiado? El silencio es algo que cabe esperar en las reuniones cara a cara, principalmente debido a las señales no verbales que ya he mencionado. Sin embargo, en el mundo virtual necesitamos utilizar mejor nuestra voz para mantener el contacto y mostrar interés.

No te pierdas: Cómo identificar la fatiga por pandemia y tratar de combatirla

3. En los primeros días del trabajo remoto me preocupaba mi cabello y maquillaje, y esperaba que el perro no le ladrara al cartero. Te animo a que tires esas preocupaciones por la ventana. ¿Acaso hay algo más auténtico que tu hijo corriendo frente a la cámara, el perro mordiendo ruidosamente un juguete o el sonido del timbre que anuncia la llegada de un repartidor? Muchos, si no es que la mayoría de nosotros, estamos en esta nueva situación del trabajo desde casa. Todos necesitamos ser más tolerantes con la vida real.

4. En el mundo real tenemos comentarios amables que forman parte de nosotros mismos. Compartimos noticias sobre nuestra vida personal y charlamos sobre deportes. Es aquí donde se forman las relaciones humanas. Pero cuando estamos en el mundo virtual solemos ir directo al grano. No te olvides de iniciar una charla intrascendente para ayudarte a conectar en un nivel más personal.

No es probable que nuestro entorno virtual del trabajo desde casa cambie pronto, independientemente de si se debe al confinamiento, a una cuarentena o simplemente a una nueva directiva remota. Y si no puedes evitar las videorreuniones de trabajo, entonces tienes que hacer el compromiso de centrarte en la autenticidad y en la atención cuando estés en el mundo virtual.

Si observas estos pasos podrás ser más efectivo y estar más presente en línea. Así que deja a un lado ese teléfono, muestra una sonrisa y abre bien los oídos. N

—∞—

Brooke Sellas es fundadora y directora ejecutiva de B Squared Media, LLC.

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek