La segunda fase de la desescalada en Israel tendrá que esperar otra semana

Agencia EFE
·2  min de lectura

Jerusalén, 25 oct (EFE).- El Gabinete israelí de coronavirus decidió hoy mantener las actuales restricciones del cierre hasta el próximo domingo, después de descartar la reapertura de cursos escolares y pequeños negocios con atención al público durante esta semana.

La extensión responde a "la determinación de que el tiempo de transición entre etapas será de al menos 14 días", indicó la Oficina del primer ministro en un comunicado.

Los ministros estudiaron hoy avanzar en la segunda fase de la desescalada; sin embargo, Sanidad recomendó esperar hasta el próximo domingo y evitar la rápida reapertura del primer confinamiento, que derivó en una severa segunda ola de la pandemia.

Tras un mes de cierre, el segundo nacional, Israel alivió el confinamiento el pasado 18 de octubre al permitir la movilidad a más un kilómetro del domicilio, la apertura de centros preescolares para menores de seis años y los negocios sin atención al público.

El Ministerio de Educación propuso el regreso de los estudiantes de entre 6 y 8 años durante esta semana, pero el jefe de Gobierno, Benjamín Netanyahu, se opuso a la medida al no poder financiar al personal ni tener recursos para la reducción del alumnado en las aulas, informó Ynet.

Además, el titular de Finanzas, Israel Katz, presionó para reabrir los pequeños comercios que reciben a clientes y las peluquerías, iniciativas que se encontraron con la oposición de Sanidad.

"Si no reabrimos de forma gradual y responsable, muy pronto volveremos a un tercer cierre", advirtió el representante del Ministerio de Sanidad, Sharon Elrai, según el digital "Times of Israel".

Por otra parte, el Ejecutivo sacó hoy adelante una propuesta, que debe ratificar el Parlamento, para excluir a las áreas del mar Muerto y la ciudad costera de Eilat, en el sur del país, del cierre nacional y designarlas zonas seguras de turismo, por su bajo índice de contagios y su aislamiento geográfico.

El país, de alrededor de nueve millones de habitantes, ha conseguido aplanar la curva de infecciones de los 9.000 diarios a menos de 1.000, con un estricto cierre que será levantado de forma lenta y progresiva pese a los desacuerdos en el Ejecutivo y el descontento de parte de la ciudadanía por la crisis económica.

El pasado jueves, cientos de comerciantes y trabajadores autónomos se manifestaron en Tel Aviv para exigir ayuda económica por las pérdidas sufridas por el confinamiento.

El desempleo en Israel aumentó a más del 19 % en la segunda mitad del mes de septiembre, cuando entró en vigor el cierre que volvió a paralizar casi toda la actividad económica nacional.

(c) Agencia EFE